Daniel Clos, del automovilismo a YouTube

El español de 31 años estuvo a un paso de llegar a la Fórmula 1. Por qué no llegó y cómo pasó a ser furor en las redes sociales.

Daniel Clos es un ex piloto que supo estar entre las promesas del automovilismo. Pero su talento se fue por la borda cuando la falta de dinero lo apartó de las carreras. Desde entonces decidió unir su pasión con la creación de contenido multimedia ya que se llevaba bien con las cámaras al estar constantemente en contacto por los coches. Entonces creó su canal de YouTube y después de tres años está a punto de llegar a los 700.000 suscriptores, con una gran cantidad de espectadores que son fieles a sus videos.

El español tuvo un comienzo de carrera muy parecida a la mayoría de los pilotos de Fórmula 1. Tuvo su primera experiencia en 1997 con nueve años y en karting con el Trofeo Margutti en Italia. Seguido de la Formula Renault en 2004, primera vez en monoplaza con muy buenos resultados y victorias que le darían la oportunidad en el 2.0 al año siguiente, logrando el título en 2006. Luego de la victoria ascendería Formula 3 Euroseries y quedó en cuarto puesto en su primer año. Desde el 2009 al 2011 tiene un paso regular por el GP2 Series y sin muchos flashes. Su mejor logro fue otro cuarto puesto con algunas victorias y podios en el circuito.

Luego de todo este recorrido se queda en la puerta de su sueño, la Formula 1. En 2007 se anotó en el programa de Renault para ser uno de los pilotos jóvenes que tenga la oportunidad de ser un corredor de reserva. Al final de la temporada llega el llamado de Williams para realizar practicas durante dos meses. Después de las pruebas tiene un tiempo de inactividad en la categoría, hasta que en 2011 entra nuevamente en los ensayos pero esta vez para la scuderia española HRT. Tras muy buenas impresiones durante el año se anuncia que formaría parte del equipo como piloto de prueba oficial. Su debut oficial se daría en su país, con los entrenamientos libres del GP de España.

Pero cuando parecía que todo iba encaminado fue cuando todo se perdió. En 2012 HRT queda en banca rota con la crisis que vivía España, lo que obligó a Dani a suspender sus sueños. Aunque buscó la chance de entrar en otro lugar no logró conseguirlo. ¿El problema?, el dinero. No contaba con los fondos suficientes para entrar en la categoría. Tal vez era el más talentoso, pero llegaban pilotos con más dinero para quedarse con el puesto.

En un video subido a principios de 2018 cuenta que para un piloto que tenga una trayectoria normal como la mayoría (pasando por karting, Formula 4, Formula Renault, GP3, GP2 y Formula 1), se debe invertir aproximadamente 12.400.000 de euros. Contando solamente una sola temporada en cada categoría y sin gastos personales.

Tras verse sin equipo ni oportunidad de competir se le abrió una nueva puerta, YouTube. En una entrevista con el diario AS de España contó cómo fue que surgió la idea. “Cuando acabé de competir, estuve haciendo televisión con la F1 y también ‘reality shows’ como el GT Academy. Me gustaron mucho las cámaras y pensé en juntar eso con los coches para hacer un contenido propio, entonces salió lo de YouTube». Y así fue como el 21 de marzo de 2016 creó su canal. Después de tres años ha logrado subir más de 230 videos, repartiendo tres por semana. Cuenta con más 50.000.000 de reproducciones en todo el contenido audiovisual que ha creado.

En su contenido podemos encontrar una variedad de temáticas relacionadas con el automovilismo: su pasado en las pistas, reparando y usando algunos autos, colaboraciones con los youtubers más grandes de España y algunos eventos entre otras cosas. La calidad de su contenido es gracias a compañías que apuestan por él, como Huawei, Michelín, BMW, Alfa Romeo, Audi y Toyota entre otros. Lo invitan a eventos, pagan sus viajes y dan coches para que pueda crear contenido de máxima calidad.

En la actualidad no tiene actividad como piloto pero si tiene pensado volver en algún momento. En marzo de 2019 tuvo la oportunidad de volver a subirse en un monoplaza con el equipo Inter Europol Competition en su ascenso a la categoría LMP2. Fueron seis carreras durante seis meses, cada una con duración de cuatro horas. El rendimiento de Dani no fue el esperado y su continuidad parece que no será posible. “Agradezco que confíen en mí pero la verdad que estoy decepcionado por no poder enseñarles de lo que somos capaces”, dijo sobre su actuación en la competición.

Hace unos meses abrió una página de donaciones para que aquel que quiera ayudar al piloto lo haga. Hay una meta a llegar y con ese logro podrá cubrir gastos para volver. A pesar de tener un gran éxito con su canal, su sueño es volver a las pistas. Tratando de vencer su mayor enemigo, el dinero. Dani Clos busca volver al ruedo.

Agustín Maipach 2°A TM