El crecimiento sin pausas de Japón

Luego del gran papel que cumplió en el Mundial 2015, el rugby japonés sigue mostrando progresos. En aquel torneo fue una gran sorpresa, y en la pasada Copa del Mundo disputada en su propio país, también cumplió una brillante performance, quedando eliminado por Sudáfrica, quien luego saliera campeón, en cuartos de final.

Esta gran revelación empezó en Brighton, cuando en un enfrentamiento también contra el conjunto africano, en un partido que quedó en la historia de los Mundiales.  Ese partido se definió en la última jugada ya con el tiempo cumplido -84 minutos-, cuando Karne Hesketh recibió la pelota dentro de las cinco yardas, y apoyó la pelota para que Japón se impusiera por 34-32.

Ya en el Mundial disputado en su país, Japón demostró que ya no es una revelación, si no que ya es un equipo que se le planta y le hace frente a cualquiera. Esta vez  le ganó a todos en su grupo, dando que hablar tras hacerlo frente a Irlanda y a Escocia, dos potencias, a las que superó por primera vez en su historia.

 Hoy en día, ya con la confianza, el nivel, y los jugadores que tienen en el plantel, Japón se convirtió en un seleccionado al que se lo respeta y no se lo subestima como antes se solía hacer.

Guido Davalle, 2° B, turno mañana