Fin de semana a pura pelea: cuando las mujeres son las grandes protagonistas

Brenda Carabajal se consagró campeona del mundo, a Laura Griffa no le alcanzó y la estadounidense Shields hizo historia, al unificar cuatro títulos

Brenda “La Pumita” Carabajal escribió una nueva página en la historia del boxeo argentino: conquistó el título mundial interino peso pluma de la FIB, luego de vencer por puntos en 10 rounds a la rusa Elena Gradinar. La jujeña, quien ganó por decisión unánime del jurado (97-93 97-93 96-94), dominó la pelea sin muchas complicaciones, evitó que Gradinar pudiera imponer su estilo y consiguió la consagración en el “Boardwalk Hall”, de Atlantic City, Nueva Jersey. La rusa llegaba invicta, aunque con más de un año de inactividad.

La argentina peleó por primera vez en el exterior y estuvo acompañada por una delegación liderada por su entrenador Ramón Chaparro y por la pugilista Marcela “La Tigresa” Acuña, una de las leyendas del boxeo femenino argentino. La “Tigresa”, vigente campeona súper gallo de la FIB, estuvo por primera vez en el ring como acompañante y delegada de una luchadora argentina. Luego de 14 años de carrera, “La Pumita” mostró su mejor actuación, gracias a su esfuerzo en cada entrenamiento, además de tener la posibilidad de entrenar con una experimentada como Acuña.

https://twitter.com/TyCSportsPlay/status/1117255080007192576

Luego de la pelea, Brenda no se olvidó del apoyo del público y declaró: “Creo que es mucho, soy la primera campeona mundial de mi provincia, quiero dedicarle este cinturón a mi familia, a mis papás, a mis hermanos, a toda mi gente de Jujuy, de mi pueblo de Palma Sola. Esto es algo histórico para mi provincia y estoy más que agradecida por todo el acompañamiento, no solo de Jujuy, sino de todo mi país, Argentina”.

Sin embargo, no todo fue felicidad para el boxeo argentino. El día anterior, en Francia, ocurrió todo lo contrario: la bonaerense Laura “La Joya” Griffa fracasó en el intento de conquistar los títulos mundiales peso gallo de la OMB y la FMB, tras perder por puntos a 10 rounds contra la francesa Segolene Lefevbre. Anteriormente, la argentina ya había disputado 2 peleas por cinturones mundiales y en una de ellas se enfrentó con su compatriota Marcela Acuña.

Las tarjetas finales de los jurados fueron favorables a la francesa, ya que los tres coincidieron en los números (99-91 99-91 99-91). El rincón de “La joya” se mostró disconforme con la decisión final del jurado, pero al mismo tiempo, satisfechos con su rendimiento arriba del ring.

Una vez finalizada la pelea, la oriunda de Trenque Lauquen expresó -vía redes sociales-, que hizo todo lo posible para obtener el título y le agradeció el apoyo popular.

View this post on Instagram

Gracias de corazón …..

A post shared by laura griffa (@griffalaura) on

Pero el plato fuerte del fin de semana fue el “main event” del espectáculo llevado a cabo en el «Broadwalk Hall» de Atlantic City: la estadounidense Claressa Shields se enfrentó con la alemana Christina Hammer por los 4 títulos de la categoría peso medio. Shields, quien expusó las coronas de la FIB, la AMB y el CMB, derrotó por puntos, en 10 rounds, a Hammer, quien expuso el título de la OMB. Así, “T-Rex” logró unificar los cuatro cetros mundiales peso medio.

La boxeadora de Michigan demostró sus capacidades en defensa y contragolpeó; pegó poco, pero resultó efectiva. Trabajó sobre los fallos de la alemana y, de esa manera, pudo controlar la pelea. Hammer frenó su estilo de ataque e intentó buscar otra forma de embestir para lograr adueñarse del dominio del cotejo, pero Shields logró leer los movimientos de su rival y comenzó a conectar golpes más contundentes.

La dos veces campeona olímpica no le tiene miedo a nada y va por todo: retó a la noruega (nacida en Colombia) Cecilia Braekhus, única boxeadora que logró lo mismo que ella. Breakhus es la actual campeona del peso welter por las 4 organizaciones de boxeo. “Eres la siguiente”, le advirtió la estadounidense.

Lautaro López Rivero, 2ºB, Turno Tarde