«Dirigir a la Selección es lo máximo para cualquier entrenador»

Pirámide Invertida tuvo el agrado de poder entrevistar a Eduardo “Dady” Gallardo, actual entrenador de la selección femenina de handball y ex entrenador de “Los Gladiadores”, el seleccionado masculino de nuestro país. Repasa su carrera como entrenador de los diferentes combinados nacionales y el crecimiento de este deporte en Argentina.

– ¿Qué significa para vos dirigir nuevamente a la selección argentina de handball?

-Sin dudas que dirigir a la selección argentina es lo máximo para cualquier entrenador, así también como para un jugador participar de ella. Estoy muy contento por poder dirigir la selección femenina de handball y creo que es un lujo que se pueden dar muy pocos el poder dirigir ambas selecciones. Se ve que el trabajo en la selección fue muy bueno como para tener este nuevo desafío con las mujeres.

-¿Qué es lo más positivo que te llevas de tu etapa como entrenador de la selección?

-Lo más positivo que me llevo fue la aparición de “Los Gladiadores” con todo lo que eso significa. Desde la inserción y el reconocimiento en el handball internacional y lo que se generó en el país con el deporte. Los resultados ayudaron mucho, potenciaron a la construcción de ese equipo. Eso es lo más positivo que me llevo, más allá de los dos Juegos Olímpicos y los cinco mundiales con los dos mejores resultados de América en la historia.

-¿Cuál fue el mejor momento que recordás como entrenador de la selección?

-El mejor momento que recuerdo fue cuando terminó la final de Guadalajara, sin duda. La clasificación al primer juego olímpico que era un sueño personal y de todo el handball argentino. Fue el mejor momento de mi carrera.

Bajo su mandato, la selección masculina se ganó el apodo de Los Gladiadores e hizo historia al participar por primera vez en un Juego Olímpico. Fue en Londres 2012 y lo hizo tras ganarle la final de los Panamericanos de Guadalajara a Brasil por 26-23. En los Juegos siguientes, los de Río de Janeiro 2016, logró nuevamente la clasificación al ser finalista en los Panamericanos de Toronto 2015.

Otro de los hitos fue la victoria ante Suecia en el Mundial que organizaron los europeos en 2011, un batacazo inesperado que anticipó lo que sería un ciclo histórico para el handball argentino.

-¿Qué pensás de “Los Gladiadores”?

-Que fue un trabajo muy duro para poder construirlo y al final tienen el presente que tienen. Creo que es un grupo de jugadores que trabajó muchísimo y se sacrificó mucho para llegar donde llegó.

-¿Y de Diego Simonet?

-Tuve la suerte de encontrarlo en cadetes, de entrenarlo en selecciones desde las formativas. Es un jugador diferente, siempre lo demostró de chico, se sacrificó mucho para estar donde está y el resultado es haber sido MVP de la Champions con el Montpellier. Estoy muy contento por su crecimiento.

-¿Qué cambios ves en deporte desde que agarraste la selección hasta hoy?

-El cambio es radical desde la aparición de Los Gladiadores con los valores y La Garra con las mujeres. Pasó de ser un deporte muy poco conocido a ser un deporte popular. Hoy la mayoría de la gente conoce a la selección, va a ver los partidos, te reconocen y antes no pasaba. Me pasó que antes en un partido te iban 200 personas y en el Panamericano del 2016 metimos 8.000 personas, un trabajo impresionante de parte nuestra y de la Confederación en el desarrollo del deporte, desde hacer ese tipo de torneos de todas las categorías y un montón de programas para desarrollar el deporte.

-¿Se le da la importancia que se merece al handball?

-Se le da la importancia que se genera. Se creció muchísimo, pero falta desarrollar. Creo que el salto al profesionalismo le daría el gran salto de calidad que necesita el deporte.

En la Argentina hace un tiempo que se está experimentando un crecimiento en el handball, más personas lo practican, lo ven y eso es el resultado de un trabajo que empezó al comienzo del año 2000. En el caso de los hombres con Los Gladiadores y en el caso de las mujeres con La Garra. El trabajo y los resultados obtenidos por Dady Gallardo desde el 2012 sin dudas que son parte muy importante de este crecimiento.

 

Autor: Sebastián Amaya.