Amor en tiempos de guerra.

“Amor y horror nazi” de la periodista, escritora y guionista de radio, Mónica González Álvarez narra alguna de las historias de amor más impactantes ocurridas en los campos de exterminio nazis, nos ofrece una visión íntima, veraz y desgarradora de lo que se vivió durante el Holocausto.

Este libro ofrece una visión muy completa y documentada de lo que se vivió durante el Holocausto. En esta ocasión, González Álvarez habla con pasión de este gran trabajo de investigación, dotando de corazón y alma a todas estas historias. Las mismas fueron recopiladas hablando con expertos de todo el mundo, visitando museos sobre el Holocausto y leyendo centenares de libros. Producto de este arduo trabajo se encontró con siete historias de amor que podía narrar en sus íntimos detalles. Estas fueron, según la propia autora…las que le robaron el corazón.

La autora contó las sensaciones que tuvo al escribirlo: “El amor en este libro es un protagonista en sí mismo. Están los protagonistas y luego está el amor y como tercera pieza, está el amor con los protagonistas. Serían tres claves: el amor, los personajes y el amor y los personajes. El amor es atemporal y es lo que he querido demostrar con este libro.” Agrega además: “El amor al final no entiende ni de religión ni de ideologías, ni de género ni de sexo. El amor puede surgir en cualquier momento y en cualquier lugar porque el amor es el sentimiento que todos necesitamos para seguir hacia delante y al final el amor en estos protagonistas era el ingrediente principal para decir: quiero vivir, necesito vivir y me aferro a algo»
En otro pasaje de su charla, Mónica comentó también sobre el trabajo de investigación que tuvo que montar para recabar en las historias: “Las organizaciones y asociaciones judías, las comunidades, bibliotecas, museos, periodistas e investigadores me han ayudado muchísimo en esta tarea y el museo judío de Berlín me ha ayudado especialmente. Un factor importante han sido las redes sociales para encontrar a los hijos y nietos de estos protagonistas. La tecnología ha sido básica porque a la hora de hablar con los protagonistas de mis historias o sus familiares, hacia videoconferencias.”

Para finalizar, González Álvarez sentencia cuales fueron las historias románticas que más le llegaron al corazón y dice: “Para mí las más especiales son las de Paula y Klaus Stern; y Howard y Nancy Kleinberg porque precisamente ellos me han contado sus historias directamente. Quizás la que más me ha llegado al corazón es la de Howard y Nancy por cómo ha sido su historia, una historia muy cinematográfica y por cómo esos dos abuelitos me abrieron su corazón. Ellos lloraron mucho conmigo y yo con ellos. Fueron unas charlas muy emotivas y con una relación muy cariñosa con ellos. Quiero ir a visitarlos a Toronto, me han invitado muchas veces y sé que iré. También impresiona el mensaje que quisieron lanzar. Cuando yo les pregunté: ¿Qué querían contar? Ellos me contestaron: Mónica, que no se olvide la historia, que no se olvide lo que pasó en la II Guerra Mundial, que no se ignoren los crímenes, danos voz, que seas tú mi altavoz para contar mi vida, mi historia, cómo lo viví, cómo me enamoré de mi mujer y que los jóvenes no se pierdan en tonterías de celos, de posesiones… El amor no es eso, el amor es respeto y comprensión. Los valores que hemos dado a mis hijos y a mis nietos son esos, respeto, nada de venganza, ni odio a los nazis. No hemos olvidado lo que nos han hecho, no podemos perdonarles pero no queremos tampoco odiar porque el odio no lleva a ningún lado.» Que dos personas así, que han pasado tantas calamidades, que han visto la muerte y el horror tan de cerca, que han perdido a toda su familia en los campos de concentración, te hablen de respeto y no de odio o de venganza, es una gran lección de vida.”