Wimbledon sin Murray: el peor escenario

Surgieron complicaciones durante la rehabilitación del escocés; ausente sobre tierra, podría perderse ahora toda la gira de hierba

El escocés Andy Murray se perderá toda la temporada de pasto, incluyendo Wimbledon, debido a su operación de cadera en el mes de enero y de la que todavía no se recuperó.

En estas últimas tres semanas no se presentó el británico -de 30 años- a entrenarse en el All England Tennis Club; sin embargo tiene su regreso programado para el torneo de Queen’s en Londres, que será entre el 18 y 24 de junio. No había jugado de manera competitiva desde el Wimbledon del año pasado, y en enero tuvo una operación de cadera derecha y anunció que no jugaría el primer Grand Slam de la temporada, en Melbourne.

El propio Murray había adelantado su regreso para el mes de marzo, aunque su equipo afirmó que la recuperación será un proceso lento y que llevará más tiempo de lo esperado, pero que sin dudas volverá mucho mejor. Sin embargo, el 2016 pretendió evitar la operación a toda costa; a comienzos del año próximo los problemas en su cadera lo damnificaron y se perdió todo el primer curso.

El tenista solo volverá a competir cuando esté listo y en forma. Con respecto al ranking ATP, Andy bajó al número 39, teniendo en cuenta que el año pasado (2017) empezó 1° del mundo con 12,410 puntos y estrepitosamente bajó. Lo que genera, lógicamente, un severo revés para él.

No es la primera vez que sintió una molestia Andy Murray, que en 2013 ya tuvo que visitar al quirófano por una lesión de espalda que lo mantuvo afuera de las pistas durante esa temporada.

Novak Djokovic también sufrió una lesión en la mitad del 2017 que lo mantuvo fuera del Abu Dhabi y Doha, pero a comienzos del actual año pudo recuperarse y volver. Pero actualmente no se encuentra en un buen nivel; perdió en su debut en tres de los últimos cuatro torneos.

Desde el torneo de Queen’s dicen: “Ciertamente no hemos tenido noticias al respecto. (Murray) Todavía está en nuestra lista de entradas (publicada el martes), que es la más fuerte en la historia de este torneo”.

Rafael Nadal, quien es gran amigo del escocés, habló con él en abril y le aconsejó y le dio apoyo. Mientras que Murray extraña el tenis, si no juega en Wimbledon sería una desilusión muy grande para él y para el tenis. Se sentirá su ausencia sobre la alfombra verde.