Tony Pena: «Yo me voy a morir en una cancha de tenis»

El ex tenista y entrenador analiza el año de Del Potro, Federer, Nadal y repasa al tenis argentino.

En el club Defensores del Belgrano, Tony Pena recibió a Pirámide Invertida y dejó conceptos sobre lo que fue el año de los argentinos en el circuito y también sobre lo que le espera al tenis nacional.

– ¿Cómo fueron tus inicios en el tenis?

– Empecé desde muy chico, como todos, haciendo todos los deportes. Me gusta mucho la parte de las artes marciales, lo comparo mucho con el tenis. El tenis me dio la posibilidad de viajar;  a partir de los 12 me dio la posibilidad de conocer el mundo hasta los 18. Me convertí en profesional en los comienzos de los 70’, pero no ganaba casi nada, la categoría que jugaba se llamaba “autorizados para cobrar”. Estaban Rod Laver, Roy Emerson, Guillermo Vilas, éramos todos jugadores de esa categoría. El primer premio que cobró Guillermo (Vilas) creo que fue en Indianápolis. Fueron U$S 27 limpios, era como un Top Ser en Argentina. Hasta el año 1973, que se crea la ATP (Asociación de tenistas profesionales) no se cobraba.

– ¿En qué club comenzaste a entrenar?

– Yo jugaba en el club Banco Provincia porque mi padre trabajaba ahí, pero iba a entrenar todo el tiempo al Buenos Aires Lawn Tennis. Como en mi club no había tenistas, jugaba en el Buenos Aires; es más, tenía un carnet de invitado para ir a jugar.

– ¿Cuánto tiempo fuiste profesional?

– Muy poco tiempo, poco más de dos años. Hice toda la etapa de Juniors, y luego me convertí en profesional. Jugué, precisamente, 28 torneos profesionales; una cantidad que puede llegar a jugar un jugador en una temporada hoy. En mi época se jugaban 6 o 7 torneos por año. Mi mejor participación, en dobles, fue el torneo de Independencia, en donde me consagré. Y en singles les gané a casi todos, estuve entre los mejores puestos en Juniors; tuve grandes partidos frente a Víctor Pecci (tenista paraguayo), con Julián Ganzabal (tenista argentino), entre otros. Fue una etapa muy divertida, una mezcla entre profesionalismo y amateurismo.

– ¿Luego tuviste una etapa de coach?

– Si, a los 20 empecé a entrenar equipos de clubes. El Belgrano Athletic fue mi gran club, junto al Hacoaj. entrenaba y jugaba para la primera de estos equipos; yo cobraba por jugar Interclubes. A diferencia de la actualidad, el Interclub tenía mucha más importancia. Si no cobrabas, te canjeaban raquetas, no existían los contratos. A los 23 realizaba pretemporadas con jugadores. Junto con Jorge Todero fuimos los primeros en acompañar a jugadores.

– ¿Te gustaría estar con algún jugador?

-No, yo creo que son etapas. De vez en cuando hago alguna puesta a punto con algún jugador, si una semana le falla un golpe me viene a ver. Por ejemplo, si falla el revés con slice, junto a su entrenador tratamos de corregirlo. Pero viajar ya creo que no, lo he hecho por 27 años, no quiero más.

-Actualmente seguís ligado al tenis como comentarista en ESPN. ¿Cómo es tu trabajo en ese medio?

-Sigo ligado de varias maneras. La más importante es ESPN. Hago las transmisiones de los Masters 1000 y Grand Slams junto con Javier Frana y el grupo de periodistas Mariano Ryan, Jose Luís Clerc, Luis Alfredo Álvarez y demás. Son nueve torneos más el Master y se agregaron dos más en Australia y el Master de Juniors. Me ocupa seis o siete meses del año. Después, junto con mi hijo Rodrigo, hacemos en la web de ESPN “Rincón Técnico” y un programa de radio. Yo hago más o menos seis clínicas de tenis al año y otros seis seminarios.

– ¿Qué Grand Slam disfrutás más transmitir?

Todos, los cuatro por igual. Cada uno tiene lo suyo: Australia parece lo más moderno, lo hace increíble, Roland Garros porque es nuestro polvo de ladrillo; Wimbledon es la catedral del tenis y el Abierto de los Estados Unidos porque generalmente es donde todo se define, es el último del año. Cada uno tiene su encanto.

– ¿Cómo viviste la Copa Davis 2016?

– Fue muy emocionante porque no fue el mejor equipo que tuvimos, pero lo que hicieron. Primero Del Potro que fue una maravilla, sobre todo contra Andy Murray y Marin Cilic, pero lo de Leo Mayer, Delbonis, que definió contra Karlovic, Pella, todos estuvieron muy bien. Y no nos olvidemos de Daniel Orsanic, tiene un perfil muy bajo, es excelente, manejó muy bien todos los egos de los jugadores y entrenadores.

– ¿Por qué crees que se ganó sin ningún jugador Top20 y no con “La Legión”?

Muchas veces tiene que haber uno que sea muy bueno y luego un equipo que acompañe. República Checa tuvo a Berdych y lo seguía Stepanek, por eso la ganaron dos veces. Hay muchos equipos que solo tienen un gran jugador. Cuando hay dos cracks… España la gana muchas veces, con fenómenos, pero nadie va a decirle nada a Nadal si juega o no. En muchas ocasiones cuando tenés dos gallos en un gallinero se arma lío.

-Se pasó de ganar la Davis al descenso. ¿Cómo crees que va a repercutir en el futuro teniendo en cuenta las bajas de Del Potro y de Mayer?

Va a ser duro justamente por esas bajas. Yo creo que la categoría se va a ganar, están Schwartzman, que está jugando un fenómeno, Delbonis, Kicker, que está teniendo un gran nivel, Zeballos, un gran doblista. Tenés un equipo para estar en primera, pero de ahí a hacerte inspiraciones es muy difícil, si no tenés un Del Potro o un Nalbandian.

– ¿Cómo calificás el año de los argentinos?

 No lo comparemos con “La Legión”, tampoco con Vilas y Clerc. Si no lo hacemos podemos decir que fue un buen año. Del Potro está muy bien, ni que hablar “El Peque” (Schwartzman) y se van a unir varios jugadores más.

– ¿Crees que Schwartzman alcanzó su techo?

– No, yo creo que puede seguir mirando para arriba. Tuvo una segunda etapa del año mejor que la primera, es ahí donde tendrá que aprovechar en 2018 para sumar en el ránking. Mucho tuvo que ver Juan Ignacio Chela, somos muy amigos y lo hablé con él, es muy inteligente y le sacó un golpe fundamental como lo es la derecha. Antes Diego no jugaba con ese golpe, siempre tuvo un buen revés. Chela hizo que sea más agresivo al corregirle el drive. Tendría que jugar un poco más con los primeros servicios y darle más efecto al segundo saque, es muy bueno con las devoluciones, lee muy bien.

-Juan Martín del Potro comenzó el año irregular y lo culmina con chances de ir al Torneo de Maestros. ¿Cómo lo ves al tandilense?

Yo creo que Juan Martín no tiene techo; podría ser el mejor jugador del mundo si se lo propone y si no se lesiona. Proponer creo que lo hace, el tema pasa por consolidar un equipo, seguir mejorando el revés, últimamente lo está pegando muy bien. Hoy está jugando mejor que cuando se consagró en el Us Open (2009), donde le ganó a Nadal y a Federer. Está mejor con la derecha, con el saque, está voleando mucho mejor y resuelve mejor. Solo debe mejorar con la muñeca izquierda, tomar confianza.

– ¿La Copa Davis obtenida volvió a unir a Del Potro con el público?

El público está ajeno al tenis, acá en Argentina somos todos muy exitistas, fíjate que todos somos directores técnicos de fútbol, en un momento éramos todos coach de tenis. Escuchabas hablar a gente aquí en el gimnasio y más de uno en vez de preguntar te dice lo que tenía que haber hecho Del Potro cuando perdió con Federer, gente que nunca agarró una raqueta. Exitistas y exigentes. Si ganás sos un ídolo y si no un desastre y está todo mal. Critican a Messi, no se puede. Del Potro volvió a unirse con la gente porque ganó. Para nosotros estuvo siempre metido, un chico que con 21 años gana el Abierto de los Estados Unidos lo voy a tener metido siempre. A Juan Martín lo conozco y no puedo ser totalmente imparcial, soy íntimo amigo de Franco Davin, quien lo fue llevando.

– ¿Le ves chances de ganar otro Grand Slam?

Si, totalmente. El año que viene va a ser más difícil, recordemos que vuelven Murray, Djokovic, Wawrinka, Nishikori y no va a ser fácil. Pero si Juan está bien, yo no me preocuparía por los adversarios; que se preocupen ellos por él.

– ¿Qué pensás del año de Roger Federer y Rafael Nadal?

El año que tuvieron no tiene adjetivos ni lógica. Si a mí me apostabas la casa a que Federer no iba a volver a ganar un Grand Slam, lo apostaba. Y este año ganó dos. Nadal con el tema de las rodillas y del drive, que no podía moverse ni pasar la “T” de saque, había perdido confianza, y lo que hizo este año es de fenómeno. A ellos hay que compararlos con Maradona, Messi, Phelps, Bolt.

– ¿Cómo ves a los Juniors argentinos?

-De los chicos no estoy tan al tanto. Conozco a Sebastián Baez por Batata (Clerc) y porque lo tuvimos de chico en el CeNARD, y ya a los 10 años era un fenómeno. A Axel Geller lo dimos en ESPN, pero lamentablemente los partidos que trasmitimos los perdió. Tiene un saque bárbaro, juega muy bien para adelante, le cuesta para los costados, le sobra tiempo. Yo creo que va a haber muchos buenos tenistas argentinos en el circuito.

– ¿Qué objetivos personas te planteas?

– Yo me voy a morir adentro de una cancha de tenis; dando un curso, enseñando, nunca voy a dejar las canchas ni las raquetas. Mi sponsor principal es Wilson, estoy con ellos hace años. Trabajo mucho en seminarios, clínicas, y después, por supuesto, trato de difundir todo lo que pueda del tenis.

Por Lautaro Chade