Entre sabores y aromas

En el mes de Octubre se celebra en Argentina, más precisamente en la ciudad de Villa General Belgrano, provincia de Córdoba, la 53° Fiesta Nacional de la Cerveza, llamada Oktober Fest. A este evento concurre gente de todas las provincias con la finalidad de probar una gran variedad de cervezas artesanales. Un total de 60 cervecerías con más de 11 variedades diferentes cada una y varios stand con comida típica del pueblo, permiten disfrutar de un buen momento en grupo, sea con la familia o amigos.

Este suceso nacional tuvo repercusiones en muchos puntos de nuestra República. En la Capital Federal, la expansión de los bares que ofrecen cerveza tirada y artesanal, aumentó en los últimos años, siendo el barrio de Palermo, el punto de mayor confluencia.

En un recorrido realizado por esta zona se puede observar una gran variedad de bares que ofrecen de cinco a veinte variedades de cervezas: rubia, de trigo, roja o negra, con sabores muy marcados y diferentes entre sí, ¡para todos los gustos!

El itinerario tuvo inicio en Nola, ubicado en Gorriti 4389, un bar pequeño de cocina cajú, tradicional del norte de Nueva Orleans. Con poco espacio y contadas mesas, pero con gran personalidad, busca estar a la altura de aquellos que se encuentran en una mejor ubicación. Su variedad cervecera es acotada pero su estilo IPA (India Pale Ale, estilo inglés con mayor graduación de alcohol: 5.2%) se combina a la perfección con su especial de pollo frito.

El recorrido siguió hacia una zona en especial, donde dos bares casi comparten esquina. Esta situación tan peculiar genera  que los consumidores se trasladen de un local a otro  de forma espontánea. Uno de ellos, On Tap, en su sucursal ubicada en Costa Rica 5527, posee 20 canillas de cervezas bien frías a disposición de quien desee degustar sabores particulares de las mejores microcervecerías locales, acompañadas de su especialidad , una canasta con nuget de pollos, aros de cebollas, papa rústicas y quesos rebosados.  Del otro lado, Cervelar, en Humboldt 1864, tiene como característica la oferta para la degustación de 12 shots de sus 13 cervezas, para que todos los clientes tengan la posibilidad de comprender y clasificar sus diferentes sabores y aromas. También ofrecen cervezas envasadas en botellas de 330 cc., de las cuales varias de ellas son originarias de Ushuaia, Santa Fe, Mar del Plata, Buenos Aires y Salta.

La marcha continúa hacia la calle Honduras, donde se encuentran dos bares de mucha concurrencia. Ideal para todos aquellos que hacen de estos lugares un punto de encuentro con amigos. Si el objetivo es relajarse y desconectarse de los problemas rutinarios, deben tenerlos en cuenta. Al 5028 El Club Bar promete una ambientación muy cálida, con 12 canillas de cervezas artesanales, tragos y parrilla de autor, con terraza y patio interno que permite al fumador estar en el interior del local en todo momento.  En La Birrerría, al 5618 de la misma calle, hay 10 cervezas de diferente consistencia y gusto que intentan enamorar a quien esté dispuesto a probarla.

Durante el  circuito de cervecerías no solo quedó claro lo característico de cada pinta de cerveza o de cada bar, si no también, el porqué de las personas que concurren a este tipo de lugares: en su mayoría lo hacen para reunirse con amigos y socializar. 

Por Valentina Gallego