Grafite: de la Bundesliga al Santa Cruz de Brasil

La historia de Edinaldo Batista Libanio, más conocido como Grafite, no dista mucho de lo que viven la mayoría de los futbolistas exitosos que en un momento de su carrera, retornan al fútbol de su país para darle un broche de oro a su trayectoria. Su extensa y exitosa historia futbolística comenzó en el Sociedad Esportiva Matonense, donde convirtió cuatro goles en siete partidos. En el 2001 pasó al Ferroviaria de Esportes de Brasil, club que actualmente se encuentra jugando el Campeonato Paulista, y luego emigraría al club donde hoy se encuentra jugando la Copa Sudamericana, el Santa Cruz de Recife, en el que tuvo un buen desempeño que le permitió irse por primera vez en su carrera a jugar al exterior, el club era el Ayang LG Cheetahs de Corea del Sur, hoy desaparecido, en el que marcó 41 goles en 72 cotejos.

Al poco tiempo retornó al fútbol brasileño para jugar en el Goias, en el equipo de Goianha tuvo un paso corto, ya que por el rendimiento mostrado pudo ser transferido al San Pablo, uno de los mejores equipos brasileños en donde fue Campeón de América y del Mundo tras lograr la Copa Libertadores y el Mundial de Clubes entre 2004 y 2005.

Posteriormente emigró a Francia para jugar en el Le Mans la temporada 2006-2007 quien se adjudicó su pase y luego lo vendió al Wolfsburgo, club en el que se produciría el estrellato de su carrera y lograría perdurar varios años en dicha institución. En el club wofsburgués logró ser campeón de la Bundesliga en 2009 y además fue el goleador de ese campeonato con 28 tantos. Ese torneo es especial para el brasileño por lo mencionado anteriormente pero también para el equipo de Volkswagen, ya que desde el año siguiente hasta hoy en día, los campeonatos sólo se reparten entre Bayern Munich y Borussia Dortmund. Al final de la temporada se lo eligió como mejor futbolista del año para la liga alemana.

Previo a su paso por el Wolfsburgo, había vivido un hecho desagradable en un encuentro disputado entre su equipo de aquel momento, el San Pablo, frente a Quilmes. Ocurrió que un jugador de Quilmes, Leandro Desábato, lo habría discriminado por su color de piel algo que derivó en la detención preventiva por 2 días en una comisaría que se encuentra a metros del Estadio Morumbi y finalmente fue liberado luego de pagar una fianza de $10.000 R (Reales). Ese episodio fue tal vez el hecho más desagradable para Grafite en su extensa carrera.

Tras haber logrado una exitosa carrera en el Wolsfburgo, emigró al fútbol de Emiratos Árabes y al de Qatar durante 4 años, lo que lo borró un tanto de los primeros planos futbolísticos y le quitó competitividad para un jugador de su nivel.

Actualmente se encuentra jugando para el Santa Cruz y buscará seguir haciendo historia, esta vez en la Copa Sudamericana. Para eso el equipo de Recifes deberá ganarle este miércoles a Santa Fe de Medellín de local por dos goles de diferencia para pasar a la siguiente fase de la Copa.
Santiago Leoni, Rodrigo Piergiovanni, Gonzalo Méndez y Diego Papagno, 2° «B» T.T.