El fútbol se quedó sin muralla

A los 38 años se retiró Walter Samuel, también conocido como «il Muro». En sus 20 temporadas en la élite del fútbol, en la que debutó allá por 1996 con la camiseta de Newell´s Old Boys , se alzó con nada menos que 21 títulos.

En el transcurso de estadía en Rosario, también jugó para la selección sub 20 en la que ganó un sudamericano y un campeonato mundial,ambos en 1997, acompañado de jugadores de la talla de Riquelme, Aimar, Cambiasso, etc.

Desde Rosario partió hacia Buenos Aires, para jugar en Boca Juniors. En tres temporadas en la institución festejó dos torneos locales y aquella inolvidable Copa Libertadores del 2000. En esos años se ganó el cariño del hincha de Boca.

Y si todos los caminos conducen a Roma, a Samuel no le podía faltar pasar por allí. Un Scudetto y una supercopa es lo que celebró en su estadía en la capital italiana.

Con tantos títulos en su carrera sorprende que no tenga uno en el tal vez club más importante del mundo: Real Madrid. Vale aclarar que sólo estuvo una temporada en el «Merengue».

Volvió a Italia con sed de victoria, pero esta vez para defender los colores del Inter de Milán. Llegó a su casa. En ningún otro lado se sintió mejor que ahí. Nueve años estuvo en este club, en el que obtuvo 10 trofeos, entre los que se destacan cinco Scudettos (Es el jugador argentino con más títulos de liga italiana ganados), una Champions League y un mundial de clubes.

Luego de tantas alegrías se fue a Suiza, más precisamente al Basilea, para darle un cierre a su carrera, y siguió descorchando, porque ganó dos ligas consecutivas, la última en el día de su retiro y entregada por un tenista histórico e hincha de este club como lo es Roger Federer.

Pero como dice la canción: «Todo tiene un final.Todo termina». Hoy, el muro se derrumbó.

Franco Villagra 2 «A» T.T