Una cuestión de piñas y dinero

Están muy avanzadas las negociaciones para que el próximo 17 de septiembre se realice una de las peleas más importantes e interesantes del año, entre el mexicano Saúl “Canelo”Álvarez y el kazajo Gennadi “GGG” Golovkin y así definir al campeón absoluto de los Medianos del Consejo Mundial de Boxeo. Además de la fecha, también resta confirmar el escenario adecuado para albergar este gran acontecimiento que, se estima, no saldrá de Dallas o Las Vegas. Sus récords abruman: el mexicano lleva una racha de 47 peleas ganadas, 1 perdida, 1 empatada, 33 por nocaut; el kazajo no se queda atrás ya que está invicto con 35 victorias (32 por nocaut) en la misma cantidad de combates.

Después de noquear a Amir Khan, Canelo le envió un mensaje poco amigable a su próximo rival: “Vamos a dejarnos de mamadas, a este deporte no venimos a jugar y no le tengo miedo a nadie. Como lo dije la última vez: si quiere ahorita me vuelvo a poner los guantes”, amenazó.

Además de las estadísticas, lo que importa en este deporte es definir las cuestiones de dinero ya que la repartición de las ganancias es lo que podría atentar contra la realización de la contienda. Por eso, Mauricio Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) informó sus limitaciones: «Se mandó ya la carta oficial iniciando las libres negociaciones, tienen dos semanas para llegar a un acuerdo y, si no, el 24 de mayo habrá una subasta en la que cualquier promotor puede participar sin un mínimo requerido».

El tema controversial es la confirmación de cada una de las bolsas y los porcentajes que se llevaría cada uno, en una pelea que, según se sabe, va a recaudar muchos millones. «Cuando hay una subasta y hay un campeón y un retador, entonces es 70 por ciento para el campeón y 30 por ciento para el retador; pero, en este caso, al ser campeón y campeón interino, el reglamento nos pide hacer una votación para ver la división de los porcentajes de acuerdo a los números de lo que han producido», comentó el presidente.

De no llegar a un acuerdo entre las partes, el norteamericano Daniel Jacobs se perfila como el retador de Golovkin para fin de año.

Diego Zancarini