El dilema de la redes sociales

El dilema de las redes sociales, el documental Jeff Orlowski, aborda el impacto que generan las redes sociales en la sociedad a través de la manipulación de sus individuos.

Se estrenó en febrero de este año, en el Festival de Cine de Sundance, de Estados Unidos. En septiembre de este año se estrenó en Netflix y fue el tema de conversación de muchas reuniones sociales.

Se trata de un documental en el que participan distintos expertos de las redes sociales como Tristan Harris, ex diseñador ético de Google; Tim Kendall, director de monetización de Facebook; Justin Rosenstein, el inventor del botón Me gusta; y Guillaume Chaslot, creador de la infraestructura de videos recomendados para YouTube, entre otros. Ellos brindaron distintos testimonios acerca de lo perjudiciales que son las redes y lo que representan las personas para ellas. Para explicar este impacto, el director lo combinó con un drama de una familia en la cual las redes sociales tienen una alta influencia negativa.

Una de las cuestiones que plantea tiene que ver con su forma de generar dinero: funcionan a través de publicidad y por eso necesitan mantener al usuario activo, ya que estos medios necesitan ser populares. “Si no estás pagando por el producto, entonces eres el producto”, es una de la frase más fuerte del documental. Es decir que lo que se vende a los anunciantes se mide en la cantidad de tiempo e interacciones de los usuarios. Es por eso que ellas tienen la función de seducirlos y así lograr que se mantengan el mayor tiempo posible navegando.

Los algoritmos son otro de los puntos negativos fuertes, contribuyen a la polarización de opiniones, ya que buscan potenciar las posturas sociales determinadas de los usuarios. Para ello seleccionan contenido que terminan de afianzar la postura ya tomada, sin posibilidad de ver opiniones distintas, y así terminar metidos en el cajón sin salida de la propia opinión.

Además, el documental hace hincapié en las noticias falsas y explica que estas se virilizan seis veces más rápido que las verdaderas y esto ocurre porque ellas resultan ser siempre más atractivas para los usuarios. “La verdad es aburrida», afirman los especialistas y hacen referencia a lo atractivo que resulta compartir este tipo de información y así favorecer a la difusión.

También, gracias a las redes los usuarios sienten la necesidad de recibir todo el tiempo la aprobación de los demás. Esta aprobación es representada por un “like” en forma de corazón o pulgar hacia arriba.

Otro punto fuerte que trata es la depresión, ya que las redes sociales potencian el bullying que afecta principalmente a personas que están transitando la adolescencia y se encuentran en proceso de formación de personalidad. El filme relaciona la cantidad de suicidios a las interacciones que se dan en estas redes sociales.

«Yo espero que la gente se dé cuenta de que tiene más opciones. Una vez que eres consciente de lo que hace la tecnología, cómo nos está polarizando, desinformando y afectando, tú, como individuo, puedes retomar el control sobre tu vida en las redes, puedes empoderarte y tomar decisiones», explicó Justin Rosenstein.

Rosenstein recomienda para la concientización del tema tener conversaciones sobre las consecuencias del uso de las redes, desactivar las notificaciones o moderar el uso de ellas y pasar más tiempo con otras personas. Sin embargo, como explica el creador del botón me gusta, cambiar la conciencia individual no basta, ya que la tecnología siempre va a tratar de encontrar la forma de manipularnos. Es necesario generar conciencia como sociedad, demandar cambios a las empresas tecnológicas, reclamar regulaciones al gobierno sobre los daños que causan y que haya más transparencia y responsabilidad.

“Es posible generar cambios», termina el documental. El cambio depende de la tecnología, pero este documental hecho por expertos del tema nos ayuda a concientizar sobre el uso de las redes y a seguir alentando por el cambio a través de la información. Si el mundo no sabe cómo funcionan las tecnologías y los problemas que pueden causar en una persona o sociedad, imposible esperar el cambio.

Natanael Tortosa
2° «B» T.N.