¿Australian Open en febrero?

Las posibilidades de que el primer Grand Slam del año corra su fecha de inicio son cada vez más concretas

El gran torneo australiano, primer Grand Slam de la temporada que siempre tiene sus fechas programadas año tras año desde el 18 de enero hasta el 31 de enero, podría verse afectado y abre las puertas a la posibilidad de cambiar su fecha el año entrante debido a la burbuja sanitaria anti coronavirus que planean llevar a cabo en el país oceánico. La Federación de Tenis de este país se esta preparando y debe tomar lo más rápido posible una decisión definitiva respecto a este tema: ¿Cuándo va a arrancar el Abierto de Australia?

En principio, se estima que el tiempo de retraso en cuanto a su naturalidad sería de 3 semanas, pudiendo recién dar comienzo al torneo la primera o segunda semana de febrero. Las razones, aparte de las obvias, son que hay que garantizar la viabilidad de la competición de acuerdo a los estrictos protocolos impuestos por el Gobierno de Victoria. Neutralizar el virus en esta ciudad no fue, y no es, tarea para nada sencilla, por lo que de ninguna manera van a arriesgarse a permitir que el virus vuelva a entrar de ninguna forma. La forma de lograr esto es cumpliendo un protocolo de estricta cuarentena, el cual implica que los tenistas junto con sus entrenadores lleguen al Australia entre el 15 y 17 de enero, sin ninguna excepción.

El primer Grand Slam del año ha estado en el ámbito de la incertidumbre luego de un aumento en los casos de COVID en Australia y el temor al cierre de las fronteras estatales para evitar la propagación. La cuarentena estricta no permitiría que nadie salga de la burbuja hasta el 31 del primer mes, solamente para entrenar e ir al gimnasia en su estadía previa al torneo. Una vez realizado el aislamiento de aproximadamente 15 días, y si los últimos testeos a todos los jugadores dan como resultado negativo, se les permitirá salir y desplazarse por el resto de la ciudad de Melbourne. Bajo las condiciones de cuarentena del gobierno australiano , los jugadores deben someterse a pruebas de coronavirus dos días antes de partir hacia Australia, y luego ser evaluados los días uno, tres, siete, 10 y 14 mientras están en cuarentena en Australia. Durante estas dos semanas de cuarentena, los jugadores pueden practicar durante dos horas cada uno en el gimnasio y en la cancha de tenis, también podrán comer en el comedor durante una hora. Las otras 19 horas del día, se espera que los jugadores estén en su habitación de hotel.

En este momento hay planes para tener espectadores también en Melbourne. No hubo aficionados en el Abierto de Estados Unidos de 2020, pero hubo espectadores en el Abierto de Francia de 2020. Australia ha hecho mucho mejor en contener el coronavirus que la mayoría de los demás países del mundo. Actualmente hay 1413 casos de coronavirus en Australia y 908 muertes en total. Ha habido 27,939 casos de coronavirus en Australia en general, y 25,618 australianos se han recuperado.

¿Pero de que manera afectaría esto en el resto del calendario ATP? La gira de tierra sudamericana y varios torneos europeos bajo techo corren riesgo de no disputarse, por lo menos en la fecha correspondiente, debido a que estas medidas dejaría a todo el mundo del tenis concentrado en Melbourne Park.

Las competiciones que se verían afectadas serían los ATP 250 de Doha, Adelaida, Auckland, Córdoba, Montpellier, Pune, Buenos Aires, Nueva York, Delray Beach, Marsella y Santiago. Y los ATP 500 de Roterdam, Rio de Janeiro, Dubai y Acapulco, teniendo en cuenta que el Australian Open finalizaría aproximadamente el 20 de febrero.

Nada esta decidido y la Federación de Tenis australiana tiene poco tiempo para organizar todo su protocolo, si las medidas son aceptadas todo el calendario se verá reestructurado. Con muchas chances de que la gira sudamericana se juegue en Octubre coincidiendo con Asia.

Federico Arena