Las mejores canciones de John Lennon como solista

El pasado 9 de octubre, John Lennon, uno de los fundadores de una de las mejores bandas de rock de todos los tiempos, The Beatles, hubiese cumplido 80 años. Asesinado por el desquiciado Mark David Chapman cuando salía del edificio Dakota en Nueva York, donde residía, Lennon dio a luz en 1980 a Double Fantasy, su último álbum como solista antes de conocer la muerte. Paradójicamente, antes de morir, Lennon le firmó una copia de este álbum a Chapman. Esta semana, específicamente el 17 de noviembre, el LP cumplió 40 años. En él hay joyas como I’m Losing You o Watching the Wheels, aunque no fue lo único que el genio de Lennon creó fuera del paraguas de Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr.

IMAGINE

Mientras que Paul y George debutaban con discos que fueron a parar directamente al número uno de las listas de éxitos, John debió conformarse con un decoroso sexto puesto en su primer disco tras separarse de sus compañeros de siempre, titulado ‘Plastic Ono Band’. Para su siguiente LP, Lennon decidió acercarse a las baladas al piano que tan bien se le daban, y se le siguen dando, a McCartney. El resultado fue Imagine, un himno antinacionalista y antimaterialista, cuya letra es cantada sobre una de las melodías más icónicas de la música contemporánea.

JEALOUS GUY

Considerado para el ‘White Album’ y ‘Let It Be’, esta canción, que primero se llamó ‘Child of Nature’, fue fuertemente influenciada por las experiencias que Lennon vivió en India. En la letra, John se confiesa como alguien celoso y violento, pero que comenzó a vivir realmente tras haber conocido al Maharishi en India. Es una de sus canciones más redondas.

INSTANT KARMA

Lennon grabó y compuso esta canción antes de que la separación de los Beatles se hiciera oficial, aunque la banda se había acabado hace ya un tiempo. Normalmente se tiene a Paul como el gran compositor de la banda, aunque Lennon en esta oportunidad entrega uno de sus mejores coros: “We all shine on, like the moon and the stars and the sun”.

MOTHER

Gritos agónicos y escalofriantes. En esta canción, Lennon se enfrenta al rechazo que su madre le hizo sufrir cuando era joven, algo que lo marcó profundamente al momento de relacionarse con los demás, sobre todo con las mujeres. Parte del ‘Plastic Ono Band’, disco que Lennon firmó junto a Yoko Ono, su compañera inseparable, es una de las mejores canciones en la corta carrera como solista del ‘liverpudlian’.

WORKING CLASS HERO

El John Lennon político de ‘Revolution’ vuelve a aparecer en esta canción, aunque intercambiando las guitarras estridentes por una suave guitarra acústica, en la que se apoya para hablar sobre la clase obrera, aunque paradójicamente Lennon fue criado en un hogar bastante acomodado. Por supuesto que ambas cosas no son excluyentes, pero llamaron poderosamente la atención cuando salió la canción. Dato curioso: Lennon grabó esta canción más de 100 veces, hasta que quedó totalmente satisfecho con el resultado final.

WATCHING THE WHEEL

Lennon puso en pausa su carrera en 1975, cuando nació Sean, el primero de sus hijos. Padre de familia a tiempo completo, John decidió tomarse un año sabático, aunque seguía prestando atención a lo que hacían sus ex compañeros en materia artística. “Well, they shake their heads and they look at me as if I’ve lost my mind”, canta Lennon para resumir lo que sentían aquellos que no podían creer que uno de los mayores referentes de la década del ’60 decidiera tomarse una pausa en su carrera.

GOD

En cierta forma, en el imaginario colectivo, la separación de los Beatles significó el fin de la paz y el amor de la década de los 60. La gente, sinceramente, no podía creerlo. Para más inri, Lennon declaró su independencia de la banda con esta canción en la que se despide de todos los sueños que persiguió en los magníficos ’60. “I don’t believe in Elvis, I don’t believe in Zimmerman, I don’t believe in Beatles. I just believe in me, Yoko and me, and that’s reality… And so dear friends, you just have to carry on, the dream is over”.

Juan Méndez
2° «B» T.N.