Emotiva despedida a Quino, el gran historietista

El gran historietista marcó un antes y un después en el mundo del humor gráfico en el país. Quino falleció a la edad de 88 años, un día después del aniversario de Mafalda, su más famoso personaje.

Todas las redes sociales se llenaron de mensajes que recordaban la gran obra del artista y lo homenajeaban en el día de su fallecimiento. La referencia es Quino. Varios periodistas especializados en diferentes áreas también compartieron su dolor por la pérdida de Joaquín Salvador.

Además, muchos internautas se unieron para mostrar sus historietas favoritas de Mafalda y el humor tan particular que creó el famoso dibujante. Algunos de los saludos para el gran historietista fueron:
«Se fue mi segundo papá . Gracias por todo, Quino (1932-2020)», escribió en su cuenta de Twitter Miguel Rep, quien acompañó la publicación con un dibujo de su autoría en el que se lee: «El verdadero principito era Quino».

El jefe de Gabinete Santiago Cafiero tuiteó: «Gracias Quino. Por el arte y el compromiso. Tu inmensa obra estará siempre presente en la historia argentina y en la memoria colectiva de quienes la disfrutamos. Hasta siempre, maestro».
También el expresidente mexicano Felipe Calderón se sumó a los mensajes: «¡Una pena! Gracias por dejarnos a tan singular personaje, Mafalda. Descanse en paz, Quino». Por otro lado, la ministra de Cultura, Arte y Patrimonio de Chile, tuiteó: «Nos sumamos al pesar internacional por la muerte de Quino, creador de Mafalda y tantas otras historietas cargadas de humor y realismo. Un genio que reconocimos con la Orden al Mérito Pablo Neruda de nuestro ministerio. ¡Hasta siempre!».

Muchos creadores dijeron lo suyo, en diálogo con Clarín o en las redes porque le resultaba imposible no decir del que marcó un antes y después, que expresó todo lo que pensaban o querían decir y no se animaban.

Julio Le Parc dijo: «Querido Quino el inmenso vacío de tu viaje me ha transformado en niño y al lado de Mafalda te acompañó hacia un mundo donde las absurdidades e injusticias que Mafalda denunciaba no existan.

Renata Schussheim expresó: «Quino, querido amigo, ya extrañándote en este convulsionado mundo.»

Claudia Piñeiro, escritora mencionó: «Crecí con Mafalda Y como mi papá era, como el título de mi libro, Un comunista en calzoncillos, mi familia alentaba esas lecturas. Pero más allá de eso, que debe ser común a muchas familias, recuerdo que cuando fuimos al salón de París, en 2014, la figura argentina de la feria era Quino. Me sorprendió la cantidad de niños pequeños que iban con libros y muñecos de Mafalda y se acercaban a que les firmara un autógrafo. Recién entonces tomé verdadera dimensión de cómo se les transmitió a los chicos el valor de Mafalda, incluso en otros países, como en este caso era Francia.»

Sendra, el destacado dibujante expresó: «Cuando se va un grande las alegorías surgen como presagios. Si llueve, que el día está triste; si hay sol, que su luz nos ilumina desde el cielo. Lo cierto es que Quino, maestro, crítico y pensador se fue y nos dejó su obra. Una obra de una solidez griega como el mármol y de una racionalidad universal como los griegos. Y ahí están sus excelentes dibujos, siempre sumisos a sus ideas, sin intentar lucir su maravilloso trazo, sino buscando transmitir lo más fielmente posible ese mensaje de paz, de buen criterio, de honestidad moral, de coherencia, de integridad. Quino fue bandera de todos los argentinos, que reconocimos en sus críticas nuestros errores y defectos. Su manto nos cubrió a todos sin importar ideologías, sin la mezquindad del partidismo, porque su obra todos la reconocemos como propia, sin distinción de sectores, de edades, o de condiciones personales. Sus trabajos no fueron ejemplos casuales, sino que estuvieron respaldados por su estilo sencillo, normal, sin estridencias. La perfección no fue su meta sino su estilo, con un fino equilibrio entre el mensaje y su realización, siempre con una idea-fuerza que los sustentara. Pero ahora es otro tiempo, es el tiempo de las redes sociales, de la vacuidad ondeando sobre la profundidad, de lo inmediato sobre lo perdurable, del Ahora sobre el Siempre.»

Leandro Erlich, artista dijo: «Un gran artista. Fui siempre un gran fan de la obra de Quino. Un filósofo contemporáneo, certero y entrañable crítico de nuestra sociedad. Capaz de trascender el tiempo, los países y las generaciones. Sigue vivo y joven como los chicos de Mafalda.»

Estos fueron uno de los muchos mensajes que le dejaron a Quino, en sus redes cada artista se despidió homenajeando al gran artista y sintiendo su perdida.