El hoyo en uno en Augusta que se volvió viral

El pasado martes 10 de noviembre, el golfista Jon Rahm fue protagonista de un gran tiro, con una técnica muy particular, que lo llevó a ser tendencia en las redes

Todo aquel que estuvo navegando en internet en estos días seguramente terminó topándose con el video del golfista español Jon Rahm, en el que se ve cómo consigue embocar la pelota en tan solo un golpe. Éste, a diferencia de los tradicionales hoyos en uno, no fue gracias a la habilidad del deportista de calcular la trayectoria aérea de la pelota sino todo lo contrario, al ras del piso, o mejor dicho, del agua.

La particularidad de este golpe fue que hizo, como es llamado comunmente en Argentina, “sapito”, aunque hay quienes también le llaman “patito”. La pelota rebotó un total de 3 veces en el agua para luego ingresar al green y lentamente tomar una curva que la llevaría directamente a la bandera.

Todo esto sucedió en el hoyo 16, y aunque parezca extraño, es algo muy común en él. Sin embargo, no es algo que suceda en plena competencia sino en los días previos a ella, cuando los golfistas se encuentran entrenando y esta no es una excepción.

Lamentablemente para Jon, y también para los espectadores, todo esto sucedió en plena pandemia, cuando no se permite la presencia de público, lo que deja a esta situación un tanto apagada ya que, de lo contrario, todo esto habría generado una explosión de gritos a los costados de la cancha.

Esta hazaña en el hoyo 16, como bien fue mencionado anteriormente, no es la primera vez que se consigue sino que viene de hace ya unos años y forma parte de la tradición del primer Major del año. Los otros golfistas que gozan del privilegio de decir que hicieron lo mismo son el fijiano Vijay Singh en 2009 y el alemán Martin Kaymer en 2012. 

Esta tradición nació gracias a los fanáticos, quienes al acercarse los jugadores a la zona de salida del hoyo solían corear al ritmo de un “¡Skip it!» «¡Skip it!», frase que en español significa algo así como: “salteenlo”, haciendo referencia a ese tiro tan particular. Al principio los golfistas suelen negarse en forma de broma y finalmente acceden a la petición.

La precisión del tiro es muy relativa, depende de muchas cosas: fuerza, dirección, efecto de la pelota, entre otras. Todo esto determinará el destino de la pelota, es por eso que algunas quedan en la laguna, otras salen del green, algunas logran quedarse en él y muy pocas consiguen meterse en el hoyo.

Manuel Zucal Hernáez