Sputnik V

La vacuna de la discordia

El presidente de la Nación, Alberto Fernández, anunció esta semana que la Argentina va a adquirir 25 millones de dosis de la vacuna Sputnik V contra el coronavirus. Según él, las primeras dosis llegarán al país en diciembre.

A partir de ese anuncio, se generó una polémica alrededor de esta vacuna, aún no superó la fase 3 de prueba y no tiene aprobación de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) y tampoco de la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE.UU. (FDA) y  además debería ser aprobada por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología (ANMAT) antes de su utilización en la Argentina.

A nivel mundial surgieron cuestionamientos sobre la puesta en práctica de una vacuna que aún está en estado de prueba.

Centro Levada, encuestadora rusa, publicó un sondeo que señaló que el 59% de la población rusa rechazó ser vacunado con la Sputnik V. Una de las razones principales es que la vacuna aún se encuentra en período de ensayo y eso no la hace confiable.

Según algunas declaraciones públicas de dirigentes sindicales y de docentes, los trabajadores de la educación no se sienten seguros acerca de la efectividad de la vacuna que el gobierno de Vladimir Putin está intentando instalar.

«Antes del final de los ensayos no pueden hacer que sea obligatorio», señaló a la televisión rusa Yuri Varlamov, docente en Moscú y miembro del sindicato. Por su parte, Marina Balouyeva, del sindicato de docentes rusos, no dudó en decir en el mismo informe publicado por la cadena CNN que desconfía de la vacuna Sputnik V. «En primer lugar, se sabe en general que la calidad de las vacunas nacionales es peor que la de las extranjeras. Y, en segundo lugar, la vacuna se creó a la velocidad del ferrocarril, lo que ya genera preocupaciones. Se creó apresuradamente», afirmó.

Los partidarios de Putin señalan que los extranjeros que no avalan a la vacuna rusa es porque están celosos de su éxito en la ciencia y que la oposición toma los informes malintencionados como argumentos para manifestarse en contra.

Los tiempos de producción y aplicación de la vacuna generan dudas. «La vacunación masiva en Rusia contra el coronavirus comenzará dentro de un mes», afirmó el director del Centro de Microbiología y Epidemiología Gamaleya, Alexandr Ginzburg.

«Estamos preparando todo para comenzar a vacunar masivamente a fines de enero», confirmó Andrei Vorobied, el gobernador de la Región de Moscú.