El Manchester City empató con Liverpool y sigue estancado en la décima posición

El equipo dirigido por Pep Guardiola sigue sin levantar cabeza en lo que va de la Premier League luego de empatar 1-1 con el Liverpool por la octava fecha en el Etihad Stadium. De Bruyne erró un penal decisivo.

Si bien a los Citizens le queda un encuentro pendiente de la primera fecha, los resultados no están siendo positivos como se esperaban y se empiezan a sembrar dudas. Sólo lleva 12 puntos de 21 posibles lo que lo deja relegado a la décima posición, sin mencionar que el partido a deber es contra uno de los equipos que mejor lo está haciendo en la Premier League dentro de sus capacidades, el Aston Villa. Ahora, este empate con el Liverpool empieza a plantear la posibilidad de que el Manchester City no logre repetir la gran magnitud de puntos que venía consiguiendo en estos últimos años.

El encuentro con el Liverpool no tuvo demasiadas emociones. El primero del partido llegó de la Mano de Mohamed Salah a los 13 minutos luego de ejecutar un penal concedido por una falta de Kyle Walker. Pero el Manchester City buscaría rápidamente el empate y se encontró con él a la media hora con un remate de Gabriel Jesús. Cuando el primer tiempo estaba en sus últimos minutos, una mano en el área de los Reds provocó el llamado del VAR y el árbitro cobró el penal para el equipo de Pep. Pero Kevin De Bruyne lo mandó a un lado del arco.

Los tiros desde los 12 pasos parecen ser otro problema en los Skyblues debido a que la temporada pasada estuvieron muy poco efectivos llegando a tener seis pateadores distintos sólo en Premier League y teniendo una efectividad del 54,5 % de un total de 11 penales donde marcaron seis y erraron cinco. En esta nueva temporada apenas lleva 2 penales en las estadísticas, pero con la efectividad del 50%.

Volviendo con el partido, al finalizar los primero 45 minutos, había dejado una muy buena sensación en el espectador, con un ida y vuelta constantes y buenas oportunidades el segundo tiempo prometía bastante, pero ahí se quedó. A pesar de buscar la ventaja, no llegó ninguna ocasión de verdadero peligro en ambos lados y se sellaron el empate.

Ahora a ambos les espera una siguiente fecha complicada. El Manchester City visitará Londres para enfrentarse al Tottenham de José Mourinho, mientras que el Liverpool de Klopp recibirá al Leicester en lo que será un partido para disputarse la punta del torneo.