Se reanudarán las visitas a las cárceles, luego de una prueba piloto con protocolo

Tras ocho meses sin visitas, autorizan a las cárceles de la provincia de Buenos Aires la reapertura. Se hará una prueba piloto el próximo sábado con sus respectivo protocolo para hacer operativo las visitas desde el 23 de Noviembre.

El Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) confirmó a través de un comunicado que el plan piloto se pondrá a prueba el próximo sábado y «permitirá ajustar detalles» a lo que será el reinicio definitivo. Se realizará en todas las unidades penitenciarias. «El objetivo es observar el funcionamiento para evaluar y ajustar [el sistema de recepción de visitas] para el 14 de Noviembre.
Entre las medidas que se llevarán a cabo, se prevé que los familiares realicen una línea de espera afuera del penal, con una separación de al menos dos metros entre cada persona, y deberán someterse a todas las medidas de bioseguridad, con controles de temperaturas y uso de barbijo obligatorio. Además, explicaron que las visitas se realizarán en espacios abiertos y al aire libre.
El ministro de Gobierno Esteban Borgonovo destacó que fue posible adoptar esta decisión, gracias a una situación sanitaria controlada tanto en la población carcelaria como en el conjunto de los trabajadores penitenciarios. «Todas las medidas que se tomaron anticipadamente en el servicio penitenciario han dado muy buenos frutos”.
El funcionario aclaró que el regreso será de forma «gradual» y respetando los protocolos y las recomendaciones del área de Salud. Esta medida se hará operativa desde el próximo 23 de noviembre. La habilitación será progresiva y respetando estrictos protocolos que esencialmente exigen una persona por interno a visitar, y espacios al aire libre para la realización de los encuentros y contactos.
También se informó que la cantidad de visitas se establecerá en función de la infraestructura de cada cárcel y según la capacidad de los salones de usos múltiples de cada unidad penitenciaria.