La temida «segunda ola» de Covid-19 azota al viejo continente

Los nuevos contagios que pronosticaron los científicos ya están en Europa, y poco a poco la mayoría de los países se han visto obligados a tomar medidas.

Europa está tomando medidas para intentar frenar una segunda ola.

Luego de unos meses de tranquilidad durante el verano europeo, el coronavirus vuelve a golpear fuerte nuevamente en el continente, con una segunda vuelta de contagios. Es por eso que los países se vieron obligados a tomar medidas, aunque los datos varían mucho entre las distintas naciones. República Checa, tuvo el mayor número de casos de los últimos 14 días, lo siguen Bélgica, Holanda, Francia, Reino Unido y España, según datos del Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades.

En el caso de República Checa, el país no fue capaz de frenar la segunda ola a pesar de haber tenido un éxito parcial en la primavera, tras ser uno de los primeros en usar las mascarillas. Tiene el peor número en cuanto a contagiados en Europa actualmente por cada 100.000 habitantes por lo que declaró el estado de emergencia desde principio de octubre. Hace pocos días los pubs y restaurantes han sido cerrados y solo están abiertos para vender comida para llevar. Además, están prohibidas las reuniones de más de seis personas, tanto en el interior como en el exterior.

En Bruselas, capital de Bélgica, no es obligatorio usar mascarilla en espacios públicos, sin embargo, el gobierno lo recomienda en lugares donde no se garantice la distancia social. En esta ciudad los cafés y bares deben cerrar a las 23:00 y otros locales de comidas a las 22:00. Esta medida se está propagando al resto del país. En la mesa de un bar puede haber un máximo de cuatro personas y la misma cantidad se permite en una burbuja social.

En Holanda, desde mediados de este mes, todos los bares, restaurantes y cafeterías han cerrado y solo se sirve para llevar. La venta de alcohol está prohibida después de las 20:00 y no se puede beber en público luego de esa hora. A excepción de los supermercados, todas las tiendas del país también deben cerrar en ese horario. Aconsejan el trabajo desde casa y un máximo de tres personas puede visitar un hogar en el mismo día. Los eventos, conciertos y ferias están prohibidos por lo menos por cuatro semanas y es obligatorio el uso de barbijos en transporte público, tiendas y lugares cerrados. Las escuelas, gimnasios, piscinas y piletas permanecerán abiertas y los menores de 18 podrán seguir haciendo deporte.

Francia aprobó un toque de queda nocturno en nueve ciudades que durará al menos cuatro semanas. De esta manera los habitantes de París, Marsella, Lyon, Lille, Saint-Etienne, Rouen, Toulouse, Grenoble y Montpellier tendrán que quedarse en casa de 21:00 a 06:00 y solo se permitirán desplazamientos esenciales. Las escuelas permanecerán abiertas y se podrá viajar entre distintos lugares en el día. Solo seis personas podrán reunirse dentro de casa. Los bares están cerrados en París desde principios de esta semana y en la ciudad de Marsella desde el pasado mes. En toda Francia, las reuniones están limitadas a 10 personas y las recepciones de bodas, las fiestas de estudiantes y otras reuniones organizadas en lugares alquilados están prohibidas. Cubrirse la cara es obligatorio en espacios públicos cerrados en todo el país. Los cubre bocas también deben usarse en la mayoría de los lugares de trabajo.

Reino Unido lanzó un nuevo sistema con tres tipos de alerta: Media, alta o muy alta. Más de la mitad de la población de Inglaterra está ya en un nivel de alerta alto y Liverpool es la única zona que está en el nivel más alto. Millones de personas en la capital, Londres, y otras zonas, estarán a partir de ahora bajo normas más duras que incluyen la prohibición de reunirse con personas de otros hogares en interiores, pubs y restaurantes.

Madrid está en estado de emergencia por la epidemia.

España es el país con más casos acumulados en todo Europa, desde el inicio de la pandemia. El gobierno español decretó el estado de emergencia en Madrid y alrededores. No se puede entrar o salir de la capital si no es imprescindible, pero se permite ir al trabajo o escuela. Está prohibido el contacto social entre distintas áreas. Los hoteles y restaurantes pueden funcionar hasta las 23:00 con el 50% de su capacidad, lo mismo sucede con los negocios, pero deben cerrar antes de las 22:00. Las reuniones están limitadas a seis personas y los lugares de culto restringidos a un tercio de su capacidad. En Cataluña cerraron todos los bares y restaurantes durante dos semanas. Solo pueden proporcionar servicios de comida para llevar. Los mayores de seis años deben usar mascarillas en todos los medios de transporte público y espacios públicos interiores.

En el resto de Europa la mayoría de los países tienen las mismas restricciones. Sólo algunos difieren en sus normas. Alemania suspendió todo tipo de eventos, festivales y conciertos hasta fin de año, las pruebas en aeropuertos son obligatorias y quienes no se cubran la cara en público enfrentarán multas. Italia obliga también al uso de tapabocas en exteriores e interiores, excepto dentro de sus casas, pero sí dentro de la escuela. Dinamarca, permitió el regreso a los estadios de fútbol, pero solo a una fracción de su capacidad y con mascarillas. Grecia ofrece test gratuitos a quienes lleguen desde algunas islas en particular con índices altos. En Irlanda se prohíbe toda visita en casas excepto para el cuidado de niños o enfermos hasta fines de noviembre. Suecia no ha tenido confinamiento, pero ha respetado el distanciamiento social y trabajo desde casa. Las tiendas, empresas, bares, restaurantes y gimnasios permanecen abiertos, sin obligatoriedad de las mascarillas. Ante el aumento de casos, no han descartado futuras restricciones.

Nicolás Desimoni.

Para saber mas https://news.un.org/es/story/2020/10/1482442