La temporada de verano en rojo ¿Qué indica el semáforo que regirá las actividades?

La temporada de verano para el sector turístico es incierta por la diversidad de protocolos

La Costa Atlántica se prepara para recibir a miles de turistas en el medio del Covid

En los últimos días, el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof confirmó el inicio de la temporada de verano desde el 1 de diciembre. Otra de las autoridades que se expresó al respecto, fue Matias Lammens, Ministro de Turismo y Deportes bonaerense, que fue el encargado de brindar más detalles.

El mencionado ministro aseguró que existirá un semáforo que controlará el estado epidemiológico de cada lugar. Desde el Estado se buscará evitar cualquier tipo de rebrote del virus y es por eso que se creo el «Pan DetectAr» que se implementará en todas las localidades balnearias: promoviendo el uso de tapabocas, de alcohol en gel y continuando con el distanciamiento social.

Además, se instalarán «Hospitales Modulares» en los principales puntos turísticos como Mar del Plata, Villa Gesell y Monte Hermoso, por si hubiera un aumento significativo de casos. También, se implementará un sistema que ya fue aplicado en Tandil que ayuda con el recuento de seguimiento local del Covid 19.                                                                Este sistema consta de un semáforo que estará en cada municipio indicando la situación sanitaria de ese lugar: si el semáforo está en «verde» la situación es normal, cuando haya luz amarilla se está frente a una situación de alerta y cuando la luz esté roja, se enfrentarían a un momento complejo en el que se tiene que tomar decisiones como puede llegar a ser medidas de restricciones.

En el caso de que algún turista tenga un viaje programado, pago o reservado y se llegaran a cerrar los ingresos, se reprogramaran las estadías hasta doce meses y se está hablando de la posibilidad de que exista la devolución total de lo que se haya abonado.

Este plan se da con el objetivo de mejorar la economía de la costa atlántica. Se calcula recaudar 250.000 millones, necesarios para remontar financieramente los lugares turísticos.