Quién es Israel Adesanya, el campeón de UFC que sufría de bullying

En Abu Dhabi, el nigeriano venció a Paulo Costa por nocaut técnico y volvió a defender su título

Israel Adesanya con el cinturón. Fuente: Getty images.

Israel Adesanya, de 31 años, llegó a sus veinte victorias por MMA’s y a cien en su legado por los deportes de combate. Hoy por hoy forma parte de los mejores luchadores actuales del mundo, y es que también su historia del porqué comenzó a pelear forma parte de su motivación para lograr todo lo que consiguió.

Muchos deportistas en las artes marciales mixtas comenzaron por su fuerte pasado vinculado a la violencia, las peleas callejeras llevaron a muchos a descargar su energía arriba de un octágono o en su defecto un ring, tales como los hermanos Díaz, pero en el caso de Israel es totalmente lo contrario.

Nació en Lagos, Nigeria, hijo de una madre enfermera y un padre contador, criado en el seno de una familia de clase alta. Desde muy chico ya se lo veía muy interesado en los deportes de combate, por lo que en plena juventud asistió a clases de taekwondo, el arte marcial coreano moderno, donde entrenó durante poco tiempo debido a que sufrió una rotura en el brazo y su madre, Taiwo Adesanya, decidió alejarlo por su bien.

En 2004 la familia Adesanya decidió mudarse a Rotorua, Nueva Zelanda, en busca de mejores oportunidades para el futuro de sus cinco hijos. Israel comenzó a estudiar en la Rotorua Intermediate School, institución donde recibía constantes burlas y tratos racistas por su color de piel; él mismo declaró más de una vez que pasaba tardes y noches llorando en su habitación por las situaciones que vivía.

La motivación para acabar con su rutina diaria fue inspirarse en la película «Ong-Bak: El guerrero Muay Thai«, la historia del karateca que enfrentaba criminales del director Prachya Pinkaew. Llorar ya no era una opción; la automotivación y el hablarse al espejo llevaron a que a los 18 años comenzara su carrera en el kick boxing. Su primera pelea resultó en derrota, pero no iba a pasar lo mismo que con el taekwondo, no volvería a dejarse caer. Un tiempo después tras ganar experiencia llegó a lograr un récord amateur de 32 victorias al hilo sin perder. Ese gran potencial fue visto por City Kickboxing, una escuela que vio el nivel de Adesanya y no dudó en ingresarlo al equipo.

Finalmente, su debut en las MMA llegaría el 24 de marzo de 2012 en la organización Supremacy Fighting Championship NZ contra James Griffiths, a quien le ganó por nocaut técnico en el primer round. Tras varios años peleando en distintas organizaciones neozelandesas, australianas y chinas, consiguió un récord de 11-0 como profesional.

Adesanya y su familia. Getty Images.

Aunque la atención era poca, a mediados de 2017 firmó contrato con la UFC, la entidad de mayor nivel internacional. Sin embargo, su debut recién sería el 11 de febrero de 2018 frente a Rob Wilkinson, quien tampoco pudo aguantar frente a la técnica del nigeriano y cayó en el segundo round por TKO, siendo este premiado a la Actuación de la Noche.

Tras ser galardonado con una Pelea de la Noche y dos actuaciones más, llegó la oportunidad de su primer título frente a Kelvin Gastelum en 2019. El norteamericano, que venía con un récord de 15-3(1), no pudo contra Adesanya, quien con el paso del tiempo iba agigantando su récord y la atención de los espectadores, siendo apodado como: «The Last Stylebender» (El último maestro del estilo). Siendo esta una referencia a la serie animada de Avatar: La leyenda de Aang.

En su historial pasaron importantes nombres, tales como Anderson Silva, Robert Whittaker y Yoel Romero, pero su último reto fue en estos días, cuando enfrentó a Paulo Costa. El brasileño de 29 años, apodado «Borrachinha«, venia de mantener 13-0 (11 KO) en su carrera por las MMA. Y aunque parecía todo un reto para Adesanya, la pelea hizo notar la diferencia técnica de uno con el otro. Costa, con un físico impresionante, no logró igualar en ningún momento la velocidad y precisión del nigeriano; hacía gestos que reflejaban su dolor, pero fue en el segundo round cuando finalmente caería, en la primer derrota de su carrera.

Adesanya no olvidó en recordar a todas aquellas personas que sufren de abusos y lanzó una pequeña declaración post-pelea: “Paulo es un bully, pero para mí, eso no es novedad. Sufrí con eso toda mi vida. Tengo la habilidad de vencer a esas personas y eso es lo que hago. Dedico esta pelea a todos los que sufren bullying, sea en la escuela o en el trabajo. Ustedes tienen que responder y pelear”.

https://www.instagram.com/p/CFpQNKqn__u/

Lautaro Galarza