Charlo revalidó su título mundial ante Derevyanchenko

El boxeador estadounidense defendió su cinturón en su país por tercera vez por decisión unánime

No hubo misterio ni dudas para los boxeadores, sus técnicos, los jueces, tampoco para los periodistas y televidentes de quién iba a ganar en las tarjetas apenas terminó el último round de la pelea. Jermall Charlo sonreía en su esquina mientras un médico le miraba los ojos que le quedaron hinchados a Sergiy Derevyanchenko. Ni siquiera le dio la mano el ucraniano al árbitro porque sabía que era imposible que levantara la suya.

Derevyanchenko sufre la derecha de Charlo.

El primer round del combate fue de estudio y casi que no tiraron golpes. Desde el primer momento que Jermall demostró su gran manejo de distancias, la enorme fuerza y su potencia. Lo castigó con todos los golpes. Los jabs fueron desfigurando la cara de su rival y sorprendió con derechas y ganchos. También, estuvo más entero físicamente porque lastimó sin hacer mucho desgaste.

El ucraniano llevó la pelea al golpe por golpe en la corta distancia donde más se luce y por dos o tres rounds conectó bastante pero no dejó de recibir mucho. Pese a verse superado, no paró de insistir hasta el último segundo. Es que ser campeón mundial es la obsesión del ucraniano. No le aceptó la pelea a Canelo Álvarez, en la que iba a recaudar más dinero porque le interesaba más conseguir la gloria. Tendrá que seguir entrenando para cuando vuelva a tener la oportunidad. Charlo sigue siendo el rey de los pesos medios del Consejo Mundial de Boxeo.

Martín Barylko