La carrera de Barrichello, la nueva estrella del Súper TC2000

El brasileño corre en Toyota con Matías Rossi como compañero

Barrichello con su casco.

Hace un tiempo, Ayrton Senna aseguró que cada año que pasa el piloto acelera un segundo menos, pero Rubens Barrichello demostró que no es así ya que, el domingo pasado, debutó a sus 48 años en el Súper TC2000 y mostró un buen rendimiento.

Rubinho, como es apodado, comenzó su trayectoria en 1993 cuando debutó en la Fórmula 1 con el equipo Jordan. Sin embargo, al año siguiente, su carrera corrió peligro ya que en las prácticas del Gran Premio de San Marino sufrió un grave accidente al pisar los pianos y salir impulsado contra las defensas.

Con ellos estuvo tres temporadas y solo logró una pole para el GP de Bélgica, siendo el piloto más joven en conseguirlo hasta ese momento, con 22 años. Para 1997, tras tener una relación desgastada con su primer equipo, fichó por la escudería Stewart Grand Prix, donde estuvo tres temporadas. 

No obstante, contaba con un coche nada competitivo, aunque demostraba tener talento, cosa que le valió para quedar séptimo en el campeonato de pilotos en 1999. Además de llamar la atención de la Escudería Ferrari para ser el compañero de Michael Schumacher, que fue bicampeón en 1994 y 1995 con Benetton.

Con los de Maranello estuvo cinco temporadas, pero por desgracia siempre estuvo bajo la sombra del alemán, con quien también protagonizó algunas polémicas. Una de ellas fue en el Gran Premio de Austria de 2002, cuando desde el pit wall le pidieron a Barrichello, quien iba primero, que frenara antes de la meta para que su compañero lo superara y ganara la carrera.

Schumacher y Barrichello en Austria 2002.

Durante ese periodo, consiguió nueve victorias y dos segundos puestos en el campeonato de pilotos. Luego, cansado de su papel dentro de Ferrari, en 2006 se convirtió en piloto de Honda hasta 2008.

Allí comenzó de forma regular, sin poder superar muchas veces a su compañero, Jenson Button. Al año siguiente, Rubinho tuvo su peor temporada ya que no sumó ningún punto. Mientras que, en 2008, a pesar de sumar algunos puntos, también fue un campeonato medio malo para él al finalizar en décimo séptima posición.

En 2009, Honda cambió de nombre a Brawn GP con la adquisición de la escudería por parte de Ross Brawn, quien era el jefe del equipo. A pesar del cambio de dueño, se conservó la dupla de pilotos que corría anteriormente.

Durante esta temporada, el brasileño contó con un monoplaza muy competitivo, superior a los rivales. A pesar de eso, volvió a estar detrás de su compañero y quedó tercero en el campeonato de pilotos con dos victorias.

Al año siguiente se sumó a Williams para correr con ellos durante dos períodos. El primero fue regular ya que acabó en décima colocación. Mientras que la segunda fue mucho peor al solo poder sumar cuatro puntos. De este modo, Rubens puso fin a su trayectoria en F1 con un récord de 323 carreras disputadas.

Barrichello con su coche de Stock Car de 2012.

Desde 2012, probó suerte en otras categorías y firmó con KV Racing Technology para correr en IndyCar, donde disputó 14 carreras y finalizó decimosegundo en el campeonato. A su vez, en ese mismo año, fue invitado por el equipo Medley para correr en Stock Car Brasil.

En dicha categoría, salió campeón en su segunda temporada y sigue corriendo en la actualidad de la mano del equipo Toyota. También, a partir del fin de semana pasado comenzó a correr en Súper TC2000 junto a la marca japonesa, siendo compañero de Matías Rossi.

Su debut, en el autódromo Oscar y Juan Gálvez, empezó de forma negativa ya que el sábado se clasificó décimo primero para la carrera clasificatoria. Sin embargo, en dicho evento, hizo un semi trompo tras un choque en la primera curva y finalizó décimo octavo. Pero su suerte cambió al día siguiente porque pudo remontar varias posiciones y finalizó en octava colocación, sumando sus primeros puntos dentro de la categoría. 

Por último, Rubinho, en diálogo con Carburando, expresó que estaba muy contento de llegar a los 48 años siendo muy competitivo. También dijo que correr en esta competición es un gran desafío para él, algo que le gusta mucho y que no llegó como un ex piloto de F1, sino como uno que está aprendiendo. 

Facundo Pellegrini