El secuestro del ex vicepresidente de Paraguay

Óscar Denis Sánchez está cautivo hace 11 días y la tensión crece día a día

Óscar Denis Sánchez fue vicepresidente de Paraguay entre 2012 y 2013

La odisea comenzó el 9 de septiembre con el secuestro del ex vicepresidente, Óscar Denis Sánchez, quien fue sorprendido junto a su empleado, Adelio Mendoza, a 500 kilómetros de su estancia en Asunción.La camioneta del ex mandatario fue hallada por sus empleados y dentro tenía folletos del Ejército del Pueblo Paraguayo, sus presuntos secuestradores.

Basándose en la investigación de las autoridades de dicho país, este secuestro tiene relación con las niñas argentinas asesinadas por el Ejército de Paraguay, Lilian y María Villalba, ambas de 11 años, y presuntas hijas de dos cabecillas de esta guerrilla. En consecuencia, consideran que los guerrilleros decidieron secuestrar a un responsable del gobierno en venganza por las dos muertes.

Esta situación generó pánico en Paraguay porque la guerrilla y el ejército se declararon la guerra. Por esto, el gobierno nacional decidió emitir un comunicado repudiando lo sucedido y por estar atentando con la libertad de sus dos compatriotas, además se comprometieron en ayudar a los familiares de los secuestrados para que pronto puedan ser liberados.

Luego de varias horas, los secuestradores se contactaron por vía escrita con los familiares de Denis Sánchez para negociar la liberación de los dos prisioneros. El primer pedido es económico, se trata de comprar una suma de dos millones de dólares en alimentos para 40 asentamientos campesinos del norte paraguayo. El segundo pedido es más complejo, se trata de la excarcelación de Carmen Villalba y Alcides Oviedo, dos líderes de la guerrilla que están detenidos en una cárcel de Asunción desde el 2008. Una vez que estas dos peticiones estén realizadas, ambos serán liberados con vida. Caso contrario, la situación irá a mayores.

Al principio la familia del ex vicepresidente indicó que era una suma inalcanzable, pero como la guerrilla dejó asentado una postura muy clara, deliberaron comenzar con la compra de dichos alimentos. Mientras trabajaban con el pedido, sucedió algo inesperado, el empleado de la hacienda, Adelio Mendoza, contrajo COVID-19, como esto tomó por sorpresa a los secuestradores, decidieron liberarlo de manera inmediata. La preocupación creció aún más porque Denis es paciente de riesgo al tener 74 años y además es diabético e hipertenso. Beatriz Denis, hija del secuestrado, habló con la prensa: “Sabemos lo que implica el coronavirus y lo que puede ocasionar. Estamos agobiados por papá, nos preocupa demasiado”.

Cada día que pasa es más estresante y no solo para sus seres queridos, sino para el país. Por este motivo, el domingo pasado se organizó una marcha para pedir la liberación. Mirta Denis, hermana del secuestrado, al igual que el resto de la familia está conmovida por toda esta situación. Ante una multitud y con lágrimas en los ojos, sollozo: «¡Pido a Dios que se les ablande el corazón!».

Finalmente los familiares afectados terminaron con la distribución de los alimentos antes del plazo establecido, pero todavía resta una parte fundamental, la liberación de los dos líderes detenidos, y a pesar que el gobierno manifestó su entera disposición para la lograr el rescate de su compatriota, dejaron en claro que eso no puede suceder porque deben cumplir con su condena establecida. 

Comunicado de prensa emitido por el gobierno paraguayo

Los próximos días serán decisivos porque la liberación de los dos cabecillas detenidos no depende de los Denis. Por esto, los hijos piden en reiteradas ocasiones que puedan liberar a su padre porque cumplieron con lo solicitado, pero los secuestradores optaron al silencio, a la espera que el trato se concrete en su totalidad.

 

Nicole Mariana Monjes

Te puede interesar:

https://www.cronista.com/internacionales/Paraguay-el-gobierno-confirmo-que-el-grupo-EPP-esta-detras-del-secuestro-del-ex-vicepresidente-Denis-20200911-0043.html