Un nuevo capítulo de J.K. Rowling y la transfobia

 La escritora británica Joanne Kathleen Rowling se encuentra nuevamente en el centro de la polémica porque el lanzamiento de su nuevo libro, tiene como villano a un transgénero.

How Transphobic Is J.K. Rowling's New Novel, 'Troubled Blood?' Very.

 

Lejos parecen haber quedado los días de tranquilidad y aceptación en el público para la J.K. Rowling. Ante el flamante lanzamiento de su libro Troubled Blood, el quinto de la saga Cormoran Strike, el público pide que la autora sea cancelada demostrándole un fuerte rechazo.  Tal es así, que la comunidad LGTB en Twitter hizo tendencia el hashtag “#RIPJKRowling” en sentido figurado, sosteniendo que nadie iba a leer ningún libro que publique de ahora en más.

El repudio comenzó cuando apoyó a una mujer que fue despedida de su empleo, tras publicar tweets rechazando al movimiento transgénero, pero que parece haberse malinterpretado. Su defensa ante estas acusaciones, fue que todo se trataba de un análisis exhaustivo del movimiento, ya que le servía profundizarse en el tema para poder implementarlo correctamente en Troubled Blood, y que dedicó gran parte de su tiempo a capturar comentarios relacionados al tema, pero que en una distracción en lugar de sacar captura dio un «me gusta», que provocó el repudio instantáneo de los seguidores de esa red social.

El libro recientemente publicado «trata sobre un travesti que es un asesino serial”. Un hombre que se viste de mujer y se dedica a asesinar mujeres. Rowling basó  este personaje en un asesino de la vida real, que era un maestro de la manipulación y guardaba trofeos de los fallecidos. Que el protagonista sea un hombre que se vista de mujer, alimenta las suspicacias ante la postura de Joanne Kathleen sobre la comunidad LGTB.

Cormoran Strike es una saga de novelas negras de detectives, que fue hecha serie en una producción de la BBC junto con Cinemax, y narra una historia de investigación a la par que una de romance, en la que el protagonista (Cormoran Strike) es un veterano de guerra convertido en investigador, que resuelve la mayoría de sus casos por la predisposición más que por su intelecto y siempre va acompañado de su secretaria, Robin Ellacott.

J. K. Rowling llegó a este género literario tras haber incursionado y llegado al éxito en la novela de fantasía Harry Potter. Es por esto que firma los libros con el pseudónimo de “Robert Galbraith” y no con su nombre real, para evitar las presiones y expectativas que hubiese tenido que se sepa directamente quien las escribía. Además, para obtener críticas sinceras con respecto a su obra y poder superarse, apoyándose en las mismas. Anteriormente había sacado a la venta El canto del cuco que tuvo una cantidad de ventas mucho mayor a la esperada, tratándose de “un autor» desconocido y nuevo en el ambiente.

El éxito de Rowling comenzó cuando (tras muchos intentos) la editorial Bloomsbury publicó Harry Potter y, pocos meses después, Scholastic Press compró los derechos para los norteamericanos, en una gran suma para la época. Ese fue el boom de la saga, que posteriormente vendió más de 500 millones de libros y fue traducida en 63 idiomas diferentes. En el cine, la película rompió varios records e hizo que Joanne se convierta en la primera escritora de la historia en obtener ganancias por más de mil millones de dólares, sumado a que se convirtió en una de las diez mujeres de mayor poder adquisitivo en Gran Bretaña.

Tras haber sido criticada duramente desde el inicio de la pandemia, se generó un movimiento en contra de la británica por su posición con respecto a la comunidad transgénero. La autora de uno de los mayores fenómenos literarios de la historia está transitando un momento complicado de cara a la opinión pública y es una relación que parece no tener vuelta atrás.

Tomás López Caratozzolo
2° «B» T.N