Los Chalecos Amarillos volvieron a las calles de Francia

Las fuerzas de seguridad reprimieron a los manifestantes.

Los chalecos amarillos protestando.

Los llamados “Chalecos Amarillos” exigen cambios en el gobierno de Emmanuel Macron. Esta fue la primera manifestación tras varios meses por las restricciones de la pandemia y el receso de verano. Más de 200 personas fueron detenidas por la policía. Las fuerzas de seguridad reprimieron con gases lacrimógenos a los participantes de la marcha que incendiaron elementos urbanos para dificultar el paso de vehículos en el noroeste de París.

Bandera de Francia en alza

La policía realizó un fuerte operativo y encontró objetos peligrosos que tenían los manifestantes, como cuchillos, martillos, destornilladores, palos de metal y barras de madera; además, se hallaron botellas de alcohol y máscaras. La intención de las autoridades era evitar que la movilización ingresara a las zonas de los campos de Elíseos, donde hay varios locales y es una avenida muy conocida en la ciudad. Didier Lallement, agente policíaco de París, ya había anunciado en los últimos días que estaban prohibidas las manifestaciones en determinados sectores de la capital, buscando desalentar la participación y alentando la represión.

Esto también se vivió en ciudades como Toulouse, Burdeos y Nantes. La modalidad represiva fue similar. El día anterior, la Policía había prohibido la marcha. Grandes operativos policiales detuvieron decenas de personas y luego, ante la concentración, respondieron con gases. De todas formas, la gente resistió y la protesta no pudo ser disuelta. Esta tuvo un importante componente de trabajadores.

Policía reprimiendo en la manifestación.

El líder opositor de izquierda Jean-Luc Mélenchon felicitó a «los insumisos presentes en la manifestación de los chalecos amarillos», en un mensaje en Twitter en el que apeló a la calma. «Reforcemos el rechazo de la violencia porque el prefecto (de la Policía de París, Didier) está esperando que haya incidentes para lanzar la maquinaria de noquear y encarcelar. Que sea absolutamente pacífica», escribió el que fuera candidato presidencial en 2017 por el partido Francia Insumisa.

El movimiento de los “Chalecos Amarillos” surgió en el 2018 tras aumentar los precios del combustible, estos rechazaban los planes de gobierno del presidente y decían que las injusticias sociales y judiciales no dejan de crecer. Luego el reclamo se amplió, y alcanzó un extenso abanico de demandas de distintos sectores. La pandemia trajo un manto de tranquilidad sobre los manifestantes, pero luego de que se levantaran algunas restricciones, estos volvieron a tomar las calles de Francia. Miles de franceses exigen cambios en la economía y las instituciones. En respuesta ante las protestas, Macron anunció un paquete de medidas con un costo de más de 10.000 millones de euros con el objetivo de cumplir algunas de las demandas de los chalecos amarillos, como aumentar el salario mínimo y reducir los impuestos a los jubilados.

Multitud en la protesta

Marcelo Janin