La Copa Libertadores: el regreso de los equipos argentinos

Ya pasaron seis meses de aquel Nacional 1, Estudiantes de Mérida 0; del Racing 1, Alianza Lima 0; y del 0 a 0 en el clásico de Porto Alegre entre Internacional y Gremio, que terminó con cuatro expulsados de cada lado.

En ese entonces parecía que iban a ser unos días de cuarentena por el “virus chino”, pero cada vez se alargaba más al punto de parecer eterna, quedando ya lejos la pelea entre los jugadores en la Arena Do Gremio con la que se despedía la Copa Libertadores. Por suerte, la espera terminó y en estos días regresó la competición más importante del continente.

Pero, ¿cómo llega cada equipo a la reanudación del certamen, luego de tanto tiempo de inactividad?, ¿qué medidas tomarán para volver a las canchas? En nuestro país, los equipos que compiten son Boca, River, Racing, Defensa y Justicia, y Tigre. Por parte del “Xeneize”, que debe enfrentar el jueves 17 a Libertad de Paraguay, el panorama no es para nada bueno: 18 casos de coronavirus confirmados en el plantel a pesar de haber utilizado el método “burbuja”, el cual tuvo éxito en la NBA y las competiciones europeas. El último campeón del fútbol argentino se está entrenando en Ezeiza, con ausencias repetidas de su entrenador Miguel Ángel Russo, quien es paciente de riesgo y que aún no sabe cómo va a encarar el partido o con quienes podrá contar. Una de las certezas acerca de esto casos es que los cuatro arqueros del plantel están infectados, inclusive el entrenador de arqueros.

Por el lado de River, la situación que se vive tampoco se ve alentadora: dos partidos de visitante en cinco días, frente a San Pablo el 17/9 y Binacional el 22/9, y más de 180 días sin jugar. Estará en la cabeza del Muñeco Gallardo la idea de cómo afrontar estos partidos tanto estratégica como físicamente, ya que el grupo D es el más parejo de todos con los cuatro equipos sumando 3 puntos cada uno. Además, los rivales del “Millonario” ya hace un tiempo que empezaron a disputar sus respectivos torneos, sumado al riesgo de contagio que conlleva tantos viajes en tan poco tiempo.

En Avellaneda, la “Academia”, al contrario de los demás clubes argentinos, decidió no implementar la burbuja sanitaria. Los resultados del hisopado del equipo de Beccacece fueron favorables y la idea es que el plantel haga la concentración cinco días antes de cada partido. Racing debe enfrentar el jueves 17 a Nacional de Uruguay en el Cilindro y el miércoles 23 debe viajar a Lima para enfrentarse a Alianza. Además, ya hay amistosos acordados para recuperar ritmo futbolístico frente a Defensa y Justicia, y Gimnasia de La Plata.

En Florencio Varela también ya se están preparando para continuar con su histórica participación en la Libertadores, Defensa tiene su burbuja sanitaria en su predio de Bosques, donde habitualmente entrenan y concentran para sus partidos. Su entrenador, Hernán Crespo, asegura que su equipo está en condiciones para volver a los entrenamientos respetando los protocolos. El predio del “Halcón” cuenta con tres canchas reglamentarias, un gimnasio de primer nivel y con la capacidad necesaria para albergar allí al plantel y el cuerpo técnico.

Y en Pilar, donde Tigre tiene su burbuja, el hisopado del plantel tuvo el positivo de Brian Leizza, el cual se encuentra aislado, por lo que retrasó la preparación del “Matador”, ya que el resto de los jugadores están encerrados en sus habitaciones. Desde el cuerpo médico afirman que el plantel se encuentra bien, pero tendrán que estar una semana más sin entrenar, algo que afecta mucho, debido a que la vuelta del equipo es frente a Guaraní en Paraguay, el jueves 17 de septiembre.

Una producción especial de: Agustin Villagra, Alexander Pachon, Facundo Ierullo, Matías Domínguez y Matías Pereira