La NBA, en contra del racismo, se enfrenta con el presidente Trump

Luego de que los Milwaukee Bucks decidieran no presentarse al juego contra Orlando Magic, a modo de protesta contra el asesinato del afroamericano Jacob Blake en Wisconsin (estado al cual pertenece el club), hubo respuestas de todo tipo en los Estados Unidos.

El AdventHealth Arena de Florida, la noche en que los Milwaukee Bucks decidieron no jugar su partido.

El pasado 26 de agosto, los Milwaukee Bucks no disputaron su quinto partido de los playoffs de la NBA contra Orlando Magic tras el asesinato a mano armada del ciudadano afroamericano Jacob Blake en Kenosha (Wisconsin), a manos de la policía local. A raíz de esta decisión del equipo, la NBA decidió apoyar la causa suspendiendo los juegos Houston-Oklahoma y Los Ángeles-Portland, los cuales fueron pospuestos.

Pero esta no fue la única reacción en los Estados Unidos, país que presenta muchos casos de violencia racial: el básquet femenino accionó igual que el masculino; el fútbol también suspendió cinco de sus seis partidos, decisión avalada por la Major League Soccer (MLS); el béisbol pospuso tres de sus quince encuentros; el torneo de tenis de Cincinnati pospuso sus semifinales del 27 al 28 del pasado mes; el fútbol americano suspendió sus entrenamientos; y el hockey sobre hielo adhirió con el no desarrollo de sus actividades durante dos días.

Por otra parte, el presidente americano, Donald Trump, mostró su disgusto hacia el accionar de la NBA, señalando que el organismo rector del básquet de ese país se ha convertido en “una organización política”. Además, el mandatario catalogó a los jugadores de «muy desagradables» y «muy tontos» por arrodillarse durante la interpretación del himno nacional para protestar contra las injusticias sociales, comentando: “Cuando veo gente arrodillada y faltándole el respeto a nuestra bandera y al himno nacional, lo que hago personalmente es apagar el partido. Creo que es vergonzoso”. También marcó que este accionar de los equipos podría causar una baja en el rating de la televisación del torneo.

LeBron sobre Trump: «Realmente no creo que la comunidad del baloncesto esté triste por perderle como espectador».

En contrapartida a Trump, la decisión de los basquetbolistas fue apoyada por otros políticos, tales como el expresidente Barack Obama, el senador Bernie Sanders y la ministra Bernice King (la hija menor del asesinado Martin Luther King Jr.).

Quien le respondió a Trump fue la estrella de Los Ángeles Lakers, LeBron James (fuerte activista en la defensa de los derechos de los afroamericanos), diciendo: “Realmente no creo que la comunidad del baloncesto esté triste por perderle como espectador. Y eso es todo lo que tengo que decir. […] El juego continuará sin él (Trump). Me puedo sentar aquí y hablar por todos los que amamos el juego de baloncesto: No podría importarnos menos”.

Por otro lado, los equipos se reunieron con la NBA y el sindicato de basquetbolistas (NPBA), y realizaron una votación para decidir la cancelación definitiva de la temporada como apoyo a la lucha contra el racismo, en la cual sólo votaron a favor los Lakers (liderados por LeBron James) y los Clippers.

Tras todos estos hechos, los dueños de los equipos acordaron el pasado 28 de agosto la firma de un documento que sería el inicio para “establecer de inmediato una coalición de justicia social, con representantes de jugadores, entrenadores y gobernadores que se centrará en una amplia gama de temas, incluido el aumento del acceso a la votación, la promoción del compromiso cívico y abogando por una significativa reforma policial y de la justicia penal”.

Otra de las cláusulas menciona que cada equipo que tenga o administre un estadio, lo pondrá a disposición de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre “a fin de permitir una opción segura de votación en persona para las comunidades vulnerables al COVID”.

Pero eso no es todo. La organización sostiene en el tercer apartado de este documento que “trabajará con los jugadores y nuestros socios de la televisión para crear y emitir anuncios publicitarios en cada juego de Playoffs dedicados a promover una mayor participación cívica en las elecciones nacionales y locales, y para crear conciencia sobre el acceso y las oportunidades de los votantes”. Por último, se anunció la creación de una Fundación NBA para ayudar económicamente a la comunidad afroamericana.

El documento firmado por los dueños de los equipos de la NBA para ayudar a combatir el racismo.

Más allá de todo esto, los playoffs de la NBA se reanudaron, y ya quedan sólo 8 franquicias en estas eliminatorias (entre ellas los Bucks) de una temporada atípica por la aparición del COVID-19, que ya dejó más de 187 mil víctimas fatales en los Estados Unidos.

 

Ezequiel Pica, 2° B, turno mañana