Incendios forestales: otro mal incontrolable en época de pandemia

La naturaleza otra vez vuelve a golpear

Bomberos Voluntarios vs. Incendios descontrolados

Imágenes impactantes, que parecen haber salido de una película, tal vez de aquella protagonizada por Joseph Kosinski, que llevó el nombre de “Solo Valientes”. A pesar de las similitudes con la trama, es la desesperación y la impotencia de no poder enfrentar el poder de la naturaleza ante el descuido o la mano del hombre por la deforestación compulsiva que busca expandir el agronegocio. Sólo la misma naturaleza puede ponerle fin a tan terrible catástrofe.

Es impensado imaginar el paisaje de Bariloche, dónde es usual que sus cerros se tiñan de blanco y que sus calles logren tener más metros de nieve. Sin embargo hoy se la ve opacada por un manto rojo a causa de la explosión de un Generador. El incendio se originó al mediodía del día 16 de marzo y duró hasta la noche, cuando fue apagado por las intensas lluvias que se registraron en la región.

Cuando el invierno empezaba a asomar, comenzaron los incendios incontrolables. Muchas veces ocasionados por por las sequía en los pastizales y bosques nacionales, pero en otros tantos casos por la negligencia de los hombres.            Los incendios se expandieron a más de 10 provincias, entre ellas se encuentraba Buenos Aires, Catamarca, Chaco, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, Jujuy, La Pampa, La Rioja, Misiones, Salta, San Luis, Santa Fe, Santiago del Estero y Tucumán.

Una de las provincias más afectas fue Buenos Aires, por los focos en el Delta del Paraná, en las Islas de San Fernando y en los kilómetros 12, 96 y 110 de Zárate. En las Islas del Paraná, dónde se quemaron pastizales, trabajaron guardacostas, motos de agua, patrullas y personal de la Agrupación “Albatros” y el grupo élite de la Fuerza. Entre ellos se encontraban cuarenta agentes de la Administración del Parque Nacional, abocándose a las tareas de monitoreo, prevención y manejo de fuego, tratando de combatir las llamas.

El personal del Área Fluvial Zárate con el Patrullero Naval ARA King, brindaron su ayuda en dos oportunidades, en la semana del 20 al 28 de julio y del 4 al 8 de agosto. Frente a las costas de Rosario, en Paraná Medio – comprendiendo el territorio de San Lorenzo hasta San Nicolás y en dónde está la Sede del Aeródromo de Alvear- llegó ayuda de los rescatistas.

En paralelo a la Capital del País, se encontraba la provincia de Córdoba, el fuerte viento ocasionó el desplazamiento de las llamas y se perdieron más de 40.000 hectáreas, el 90 % de ellas pertenecían a pequeños productores que criaban menos de 100 animales. Capilla del Monte, Ischilin, Cosquín, Cruz del Eje y el Valle de Punilla, fueron alguna de las zonas afectadas. En Villa Albertina 20 familias perdieron todo. En cambio, en Cosquín de Pan hubo 100 evacuados.

Colaborando en los incendios cordobeses estuvieron los Bomberos de Olivia, Pilar, Rio Segundo, Oncativo, Laguna Larga, Tororal, Manfredi, Tulumba, La granja y Salsipuedes. El Gobernador Juan Schiaretti dictó la “Emergencia Agropecuaria” que aborda situaciones extraordinarias que se originan en el sector y que se vinculan a fenómenos climáticos que afectan la productividad. Además solicitó ayuda al Gobierno de Alberto Fernández que no tardó en llegar.

Santa Fe, se vio afectada a través de las Islas que se encuentran frente a la Capital, en dónde combatieron las llamas 12 brigadistas forestales del batallón de Ingenieros I, llevando a cabo el Plan de Asistencia de Manejo del Fuego y de Protección Civil de esa provincia. En San Luis, hasta el lunes se encontraba activo el foco en la localidad de Junín. La Pampa, en los últimos días logró controlar el fuego en la zona de Realicó y Rancul, al sur de la provincia. En Capayán y Ancasti, al este del Valle de Catamarca se habían controlado los incendios por el trabajo de los aviones hidrantes. En Corrientes Capital hubo dos focos muy importantes, uno hasta ayer se encontraba activo, mientras que el otro había sido extinguido unos días antes.

Dentro del Parque Provincial San Cayetano, el fuego fue producto de la sequía y consumió el 40% de las hectáreas que lo comprenden, esto equivale al 50% de los pastizales y los palmares del Parque. Los bomberos no pueden ingresar a las zonas de “esteros”, por lo que no pueden trabajar en ese lugar y esperan a que el incendio culmine con ayuda del clima o que pierda fuerza.

El Ministro de Ambiente y Desarrollo Social de la Nación Juan Cabandie, el Ministro de Seguridad Gabriel Gasparutti y el Secretario de Articulación Federal de Seguridad Gabriel Fuks, fueron algunos de los funcionarios que estuvieron en permanente colaboración con las autoridades de los lugares en dónde se encontraban los focos de incendio.

Las lluvias de las últimas horas, alivió los incendios que permanecían activos en las diferentes regiones del país. Aunque la fuerza de la naturaleza es peligrosa, a raíz de los cambios climáticos que sufre el planeta. Las Organizaciones ecológicas piden la intervención del Relator Especial sobre los Derechos Humanos y el Medio Ambiente, para que actúe frente a la negligencia de las personas que inician estas quemas que se vuelven incontrolables. Hasta el momento hubo 10 detenidos, de los cuales 5 fueron en Córdoba y 5 en Buenos Aires.

Lo más sorprendente se dio cuando el Bombero Daniel Zabala, del cuartel de “Embalse – Capilla del Monte” publicó en su cuenta de Facebook, el “Milagro de la Virgen de Luján”, al encontrar una imagen intacta de la virgen en una zona donde las llamas superaron los 5 metros. En estos momentos dónde los Incendios Forestales son el otro mal incontrolable en época de pandemia, un milagro sucedió: creer o reventar.