Victoria Azarenka se coronó en el ATP 1000 de Cincinnati

Naomi Osaka, la joven promesa del tenis mundial, no jugó la final por una lesión y perdió la oportunidad de acercarse a los puestos top del ranking femenino

El mundo atraviesa una de las peores pandemias de su historia, y el COVID- 19 impulsó a realizar un parate en todos los sentidos. Desde el deporte hasta las clases presenciales. La espera se hizo desear mucho, en una vida cotidiana donde la rutina casi siempre era la misma y en algún momento cansó a las personas. De a poco, empezaron a retomarse los deportes de forma profesional. Por suerte, para los amantes del tenis, luego de muchos meses se pudo concretar un torneo de dicha disciplina.

El Masters 1000 de Cincinnati fue el elegido para ser la oportunidad de grandes tenistas de volver a mostrar sus cualidades, y fue de esperar que por la parte masculina sea notable la actuación de uno de los deportistas más influyentes de los últimos años y por eso el ganador fue el serbio y número 1, Novak Djokovic. Mientras que por el lado de las chicas se aproximaba una gran final entre Naomi Osaka y Victoria Azarenka, que prometía un empuje de raqueta prometedor y lleno de espectáculo para los amantes del tenis.

La japonesa venía de un gran 2019 con su logro en el Australia Open tras vencer a Petra Kvitová por 7-5, 5-7 y 6-4. Por parte de la bielorrusa se esperaba algo similar a lo que fue su derrota por retirada en la final de Monterrey del 2019 frente a la española, Garbiñe Muguruza. Sin embargo, Azarenka a lo largo de su carrera pudo generar más que un logro debido a que es muy conocida por su larga experiencia en torneos. Por eso se destacan sus logros en los Masters 1000 tanto individual, dobles y dobles mixtos, además de sus participaciones olímpicas con su país natal. Entonces a pesar de no ser su mejor presente se esperaba un partido muy atractivo de ver, en donde otra vez se encontraba el encuentro esperado en todos los deportes, la nueva generación contra la generación con experiencia. Pero lastimosamente se dio una situación atípica que fue la lesión de Naomi Osaka por lo que no hubo final. La hija de un hombre haitiano y madre japonesa comunicó que en el tie-break del segundo set en su partido de semifinal ante Elise Mertens sufrió un tirón en el tendón en la corva de la pierna izquierda. Esta desafortunada acción produjo la retirada de la japonesa y por ende también la consagración de Victoria Azarenka que se coronó con su título número 21 a lo largo de su carrera desarrollándose en singles.

A su gran carrera, la medallista olímpica en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 pudo sumarle una nueva alegría pero no de la forma que hubiese querido. En un año raro, lo que menos se esperaba era que una final no se pudiera disputar por una lesión, pero el parate deportivo a nivel mundial y la vuelta al físico del 100% posiblemente fue un factor importante para que se propaguen el tipo de lesiones como la que sufrió Osaka. Por ese motivo las preparaciones para los torneos que se van a disputar hasta fin de año serán cruciales para los tenistas que se ubican en las mejores posiciones del ranking mundial ya que el no estar del todo preparados su estado físico se puede ver afectado en cualquier momento.

Por el otro lado, la joven de apenas 22 años y  ex número 1° del ranking femenino está dando que hablar debido a la gran repercusión que tuvo su decisión en las semifinales de Cincinnati, cuando se replanteó no presentarse como protesta en contra de las grandes denuncias y movimiento que se está generando en todo el mundo debido a los actos racistas que salen a la luz en los EE. UU. Su decisión de reclamo fue publicada a través de sus redes sociales, lugar en donde dejó en claro su enojo y punto de vista diciendo estar cansada del “continuo genocidio de gente negra a manos de la policía”, y así uniéndose a la iniciativa de la NBA que logró ser tendencia por todo el mundo para ponerle fin al racismo.

Inan Ducca y Fernando Aguilar