Una verdadera «base argentina» en España

La gran influencia de los bases argentinos en la liga de básquetbol ibérica

Argentina es conocida mundialmente por ser la tierra del asado, del mate, del buen vino, de la pasión por el fútbol y demás. Seguramente cuando algún extranjero se refiere a nuestro país dice «Messi», «Maradona» o «El Papa». Lo cierto es que, últimamente, en España también podrían referirse a nosotros como el país de los bases.

Con la reciente obtención de La Liga Endesa por parte del Saski Baskonia, con Luca Vildoza como protagonista, se ha incrementado una tendencia llamativa que mete dentro de la misma bolsa a los clubes españoles y a su adicción deportiva por contar con bases argentinos.

El Baskonia se consagró campeón de La Liga Endesa 2019/20 tras vencer al Barcelona 69 a 67 en un apretado final. Final que fue sentenciado gracias a una canasta del argentino Vildoza a tan solo tres segundos del final. El quilmeño fue clave para la obtención del título y fue galardonado con el MVP del partido. Otro argentino más que hace historia en el básquet español y, en particular, en el Saski Baskonia.

El anterior base argentino que triunfó en este club fue Pablo Prigioni, emblema de la institución. El cordobés desembarcó en el club vasco allá por el 2003 y defendió esa camiseta hasta el año 2009, año en el que fue transferido al Real Madrid. Luego, en el 2011, retornó al Baskonia para disputar su segundo ciclo en el club, antes de iniciar una travesía por la NBA, liga en la que jugó cuatro años. Finalmente, Prigioni retornó al club de sus amores en el año 2016 para ponerle broche final a su carrera.

El argentino tiene un palmarés interesante con el equipo vasco, allí obtuvo 1 Liga ACB, 3 Copas del Rey (en una fue elegido MVP) y 3 Supercopas. Además, también fue elegido como el mejor base de la historia del club.

Y si se habla de bases argentinos en el básquetbol español, claro está, no puede faltar Facundo Campazzo. Considerado en la actualidad como uno de los mejores bases del básquet FIBA, el ex Peñarol de Mar del Plata, también tuvo gran protagonismo en los últimos años. Dueño de un talento sin igual, el cordobés llegó al Real Madrid en el 2014, y tras una etapa a préstamo en UCAM Murcia, volvió al conjunto de la capital española para cosechar éxito tras éxito.

Campazzo cosechó 3 Supercopas de España, 2 Copas del Rey, 2 Euroligas y 3 Ligas ACB. Además, como título personal, fue nombrado MVP de la final ACB en el 2019 y de la Supercopa de España ese mismo año. Otro ejemplo de la influencia de los bases argentinos en los equipos españoles.

Por último, quizá con un poco menos de luces y reconocimiento que los anteriores, aparece Nicolás Laprovittola. El surgido de Deportivo Morón, que también tuvo un pequeño paso por San Antonio Spurs, no ha conseguido tantos títulos como los anteriormente nombrados, pero su influencia en el Joventut de Badalona no ha sido menor.

Laprovittola cumplió un papel fundamental en la salvación del descenso del club catalán, en el cual se encontraba a préstamo proveniente del Zenit ruso. Esto hizo que el Badalona se haga con el total de su ficha y le firme un contrato por un año. Allí el argentino tuvo un gran desempeño y fue elegido como el MVP de la temporada 2018/19 de La Liga ACB. Esto hizo que el Real Madrid pose sus ojos en él y lo fiche por dos temporadas.

Quizá sea por las raíces, por ser países con muchas cosas en común, por la enjundia y la garra que muestran en cada partido. Por el talento que demuestran en la cancha acompañado de una caradurez y personalidad que los hace jugar con descaro y sin tenerle miedo a nadie. Por muchas de estas razones, existe una atracción mutua entre los clubes españoles y los bases argentinos, que es difícil de explicar pero que es más que evidente.

Foto: As.com

Iván Molina