Las guerras samuráis de Japón

En la escuela se enseña la historia de Argentina. Incluso también se aprende lo básico sobre la independencia de Estados Unidos, sin ser norteamericanos. Pero… ¿Qué hay de los países cuyas historias desconocemos? Por ejemplo, Nigeria vive actualmente una dictadura militar. ¿Cuántos que están leyendo esto lo sabían o pueden explicar por qué el país africano sufre una dictadura en pleno 2020? De esto va éste artículo, acercar al lector la desconocida historia de Japón, explicando cronológicamente cómo fueron las 4 guerras samuráis más importantes que hubo entre mediados del 1500 y comienzos del 1600.

Batalla de Okehazama (1560): Uno de los conquistadores más fuerte de aquel entonces era Yoshimoto Imagawa. Quería llegar a Kyoto y establecer desde allí la base de su conquista. Para ello tenía que cruzar la provincia de Owari, gobernada por Nobunaga Oda. Una vez dentro de la provincia, ambos clanes se encontraron en Okehazama. Se estipula que cada 1 soldado Oda, había 10 soldados Imagawa. Superado ampliamente en números, Nobunaga dividió sus fuerzas en dos, la primera hizo de cebo para que Yoshimoto lleve sus fuerzas hacia allá, mientras él se quedaba en su base que había establecido entre montañas creyendo que así evitaba emboscadas. El señuelo había funcionado, Nobunaga y el resto de sus hombres escalaron las montañas y atacaron a un Yoshimoto indefenso por haber movilizado sus tropas a la trampa. Fue asesinado, y el clan Imagawa desapareció.

Batalla de Nagashino (1575): Luego de aquella increíble victoria, de a poco, el clan Oda fue creciendo hasta volverse el más poderoso. Katsuyori Takeda, líder del clan Takeda, se oponía a Nobunaga. Ambos clanes se enfrentaron en Nagashino. La tropa de caballería Takeda era la más temida de todas. Una vez allí, los Oda hicieron una barricada en la boca del río Shikatahara y allí emboscaron a sus rivales con 3000 rifles. Nobunaga dio dos órdenes: la primera fue apuntar a las patas de los caballos, y la segunda fue alternar turnos (disparar mientras el hombre de al lado recarga y recargar cuando el otro dispara). Los Takeda conocieron su final ante una incesante lluvia de balazos.

Dibujo de los rifles Oda vs la caballería Takeda.

Batalla de Honnoji (1582): Nobunaga Oda muere traicionado por una de sus manos derechas, Mitsuhide Akechi. Fue a Kyoto a establecer las bases de su gobierno desde allí y para enfrentar lo poco que le quedaba de resistencia mandó a sus súbditos. Habiendo despachado sus fuerzas por todo Japón, sus propias defensas eran débiles, justo lo que sus enemigos necesitaban saber. Mitsuhide inició una revuelta porque no estaba de acuerdo con los rudos métodos de su líder y en Honnoji, Nobunaga murió estando a un paso de unificar toda la nación.

Batalla de Sekigahara (1600): Mitsuhide murió en Yamazaki. Hideyoshi Toyotomi (oficial de los Oda) vengó la muerte de su comandante y, pocos años después, unificó Japón. El reinado Toyotomi duró 14 años, hasta que Hideyoshi se enfermó y murió. Las guerras volvieron. El clan se separó para ver quien ocuparía el trono que el rey había dejado, los nuevos aspirantes a ello eran: Mitsunari Ishida y Leyasu Tokugawa. Mitsunari planeó una estrategia usando todo Japón como campo de batalla, rodeando a su enemigo. Su plan había funcionado, pero igual perdió. Aunque estaba rodeado, Leyasu no se desesperó y planeó perfectamente la batalla de Sekigahara: se apoderó de cañones, los emboscó con escopetas y convenció a dos clanes del ejército rival (Kobayakawa y Mori) para que los traicionaran y se le unieran. La batalla duró menos de un día, y Mitsunari fue capturado y ejecutado. Nunca una batalla duró tan poco, los Ishida habían mandado un ejército a capturar el castillo Azuchi, y las fuerzas debieron retirarse antes de empezar la invasión porque ya les habían llegado las malas nuevas. La retirada improvisada también falló, sufriendo los soldados el mismo destino que su comandante. Leyasu unificó el país.

Franco Janczewski, 2A, TM.