Cómo es la situación de las ligas de América del Sur

La pandemia azota de diferentes maneras a los países de esta parte del mundo; Paraguay y Uruguay, un paso adelante

La pandemia por el Covid-19 continúa sumando víctimas fatales y personas contagiadas en todo el mundo. Sin embargo, algunos rubros comienzan a retomar sus funciones, ya que la necesidad económica es una causa de fuerza mayor, con los recaudos necesarios de salud y seguridad como son los sectores de gastronomía, despensas y algunos deportes.

El fútbol se está llevando a cabo formando parte de las principales atracciones durante la cuarentena, y aunque las principales ligas europeas acaparan la atención, algunos países del resto del mundo le dan continuidad a sus torneos locales como son Corea del Sur, Nicaragua y Costa Rica, mientras que el fútbol sudamericano se toma un tiempo más para planificar, evaluar y contemplar todas las posibilidades antes de que sus jugadores salgan a las canchas.

Los diez países que conforman la Conmebol escuchan las recomendaciones de su máximo ente rector, pero no pueden responder de forma unánime ya que cada nación atraviesa una situación diferente y particular.

Paraguay es quién dio el puntapié retomando los entrenamientos pensando en la reanudación del torneo el 17 de julio. Brasil sufrió más de cuarenta mil muertes, por lo que su situación depende de donde se ubiquen los equipos con respecto a las zonas más afectadas, aunque pensando en el Brasileirao, solo se realizan prácticas.

Ecuador es un país con más de cuatro mil muertes que solo definió que los entrenamientos se lleven a cabo en grupos reducidos. En cuanto a la fecha de la liga, se definirá mediante Asamblea, seguramente una fecha posterior al 17 de julio.

Perú propuso volver al fútbol el 31 de julio, aunque siempre y cuando la cuarentena nacional no se extienda más de esa fecha, además de que todos los partidos se disputarán en la ciudad de Lima, en donde se concentrarán todos los equipos.

En el caso de Chile no sostiene fechas certeras para entrenar y jugar, aunque sí mantienen la postura de prepararse físicamente con al menos treinta días de antelación antes de competir.

Uruguay parece tener controlada la cantidad de casos positivos. Retomaron las prácticas y tienen fecha para reanudar su torneo el 15 de agosto, aunque no es lo que los dirigentes prefieren, por lo que insistirán en adelantar el retorno.

La situación de los países restantes es bastante similar, ya que Bolivia, Colombia, Argentina y Venezuela están envueltos de incertidumbre, por lo que no se precipitan ni dan posibles fechas en la proximidad. No se determinaron los plazos para la preparación física ni mucho menos para competir en los torneos domésticos, pero se sabe que no tendrán actividad oficial al menos hasta finalizar julio.

Además, la Conmebol, junto con su grupo médico, con la ayuda de epidemiólogos y grupos especializados de cada asociación, hicieron un protocolo en el que, por ejemplo, los aeropuertos deberán estar abiertos para recibir a los equipos del exterior, se deberán desinfectar los aviones en los que viajen jugadores e integrantes de cada club y de momento se están buscando hoteles que estén dispuestos a recibir a los equipos. También existirán testeos 24 horas antes de cada partido y, lógico, será sin público. Los jugadores suplentes deberán usar barbijo, los que estén jugado no podrán escupir, ni besar la pelota, ni festejar goles en grupo, ni cambiar la camiseta con otro jugador.

Los equipos deberán hacer los test de COVID-19 antes de viajar o disputar un partido y tendrá que informar de todos sus movimientos a la Conmebol. Y deberán utilizar los barbijos cuando estén en el avión, aeropuerto y cada vez que salgan del hotel donde se encuentran hospedados.