Un sublime grito del Sur: el segundo campeón en la pandemia

Napoli superó por penales a Juventus y se consagró en la Copa Italia; una masiva celebración en las calles de Nápoles provocó revuelo

El fútbol europeo continúa sus planes en pleno proceso de retomar las actividades en sus torneos nacionales e internacionales, con las medidas necesarias de prevención e higiene contra el Covid-19. En Italia, España e Inglaterra se tomaron un tiempo mayor para presentar sus calendarios a diferencia de algunos países como Alemania y Portugal, que presentaron sus proyectos con cierta anterioridad.

El Viejo Continente acapara las miradas de millones de espectadores de todo el mundo, que desde sus hogares contemplan el deporte de elite a través de sus televisores y mediante Internet. A la espera de que se reanuden la Champions y Europa League, los torneos nacionales son observados en su totalidad, tanto los campeonatos como las copas. La Federazione Italiana Giuoco Calcio (FICG), como ente rector del país, determinó que finalice la Copa Italia antes de que vuelva la Serie A. La final fue un duro encuentro en el que Napoli y Juventus no se sacaron ventaja durante el tiempo reglamentario; se definió por penales, tras el 0 a 0. El conjunto napolitano se impuso por 4 a 2 en los tiros realizados desde los 12 pasos, consagrando una nueva estrella para la institución.

Por otra parte, restan disputarse dos finales nacionales, en España e Alemania, que son partidos decisivos a desarrollarse en medio de la pandemia. La Copa del Rey tendrá la particularidad de que se definirá con el clásico vasco entre Real Sociedad y Atlético Bilbao. Este último es el segundo máximo ganador del trofeo en veinticuatro ocasiones a tan solo seis de Barcelona; su eterno rival solo gritó campeón en dos oportunidades. La Copa de Alemania tendrá el duelo final entre Bayern Münich y Leverkusen, quienes disputarán un mano a mano por alzar la copa. El poderoso equipo “Bávaro” es el máximo ganador de la competición con dieciocho títulos, mientras que el equipo apodado como “Las Aspirinas” solo se consagró en una oportunidad en el año 1993.

Redacción: Gonzalo Orué

Edición y corrección: Federico Besso