El recuerdo de la última goleada de la Argentina en los mundiales

Hace diez años, el seleccionado argentino venció a Corea del Sur por 4 a 1 en Sudáfrica 2010; el dolor por la dura eliminación

El festejo argentino frente al conjunto asiático

Por primera vez en la historia se disputaba un torneo mundial en tierras africanas. Sudáfrica 2010 fue todo un cambio y un desafío para su organización, ya que las competiciones se habían realizado en el resto de los continentes, en especial, América y Europa.

La selección nacional llegaba con expectativa a este torneo y con el condimento especial de tener a Diego Armando Maradona, uno de los máximos ídolos de los futboleros, como director técnico de un conjunto argentino que había tenido una difícil eliminatoria, tras quedar a pocos puntos del repechaje. Sin embargo, los dirigidos por el «10» ya se encontraban en el Sur del continente africano y estaban ubicados en un accesible Grupo B.

El primer partido contra Nigeria fue seguramente el más costoso, por el físico impuesto por el equipo de este continente; el gol de Gabriel Heinze bastó para que la Argentina se llevara la victoria.

El segundo encuentro frente a Corea del Sur es el que marcó, por ahora, un récord con una connotación curiosa. En la ciudad de Johannesburgo, un gol en contra de Chu Young Park y los tres goles del «Pipita» Higuaín, sellaron la última goleada argentina en los mundiales. Además, el ex River se convirtió en el último jugador argentino en marcar 3 goles en un certamen de estas características. (Anteriormente, Gabriel Batistuta había hecho un hat-trick en el 5-0 ante Jamaica, en el Mundial de Francia 98).

El último partido de esta fase fue contra Grecia, un 2 a 0 con goles de Martín Demichelis y de Martín Palermo, que anotó su primer tanto en un Mundial y escribía una página dorada en su carrera.

A pesar de la buena fase de grupos realizada con todos los puntos logrados y de ganarle 3-1 a México en los octavos de final, la Albiceleste se volvió del Mundial con una derrota muy dolorosa por 4-0 contra su gran verdugo, Alemania. Lo que marcó el final de la era Maradona como director técnico y de un campeonato sin goles para Lionel Messi.

Autor: Sebastián Polanco