Martín Seefeld: «Estamos todos de acuerdo en hacer la película de Los Simuladores»

Resulta difícil encontrar frases que se refieran a Los Simuladores que no se hayan dicho ya. Esta serie que se emitió en 2002 y 2003, con el capítulo final en 2004. El Martín Fierro de Oro obtenido en 2002 fue un premio a uno de los productos más brillantes que se haya visto en la televisión argentina. Hasta hoy se la tiene muy presente y las personas no se cansan de mirarla. Martín Seefeld habló de todo con Pirámide Invertida: Cómo es su vida en la actualidad con respecto a la serie, la idea de realizar un video para concientizar por la pandemia del coronavirus, la manera en la que afectó la grabación la fuerte crisis del 2001 y mucho más.

Después de muchos años del último capítulo de Los Simuladores, varios lo siguen viendo y se entretienen como en el primer día. Al ser una serie que marcó una época en la televisión argentina siempre tuvo repercusión y hasta hoy se la recuerda, aunque Seefeld expresó que no ve los episodios en la actualidad: “Si mis hijos están viendo la serie, por ahí me quedo y la observo con ellos. Me divierte mucho y me trae varios recuerdos pero no soy de sentarme a mirarla”. Uno de los pedidos más realizados por la sociedad desde que se decretó la cuarentena obligatoria el 20 de marzo, es que Los Simuladores se emita en televisión abierta en este momento de mucha preocupación para varias personas que a veces están mal anímicamente y acerca de esto, el actor declaró que “el programa a la gente le caló hondo. Tiene envergadura, con una temática muy abarcativa con grupos etarios completamente diferentes. Es una serie que tranquilamente podría hoy salir al aire y sería muy bien recibida. Que salga o no salga es una decisión que no tomamos nosotros. Mientras haya más ficción nacional en la pantalla, ya sea Los Simuladores o cualquier otro, es lo mejor. Prefiero eso antes que ver una novela brasilera o turca”. 

Gabriel Medina, personaje que interpretó Seefeld en la serie, se encargaba principalmente de la investigación que había que realizar antes de cada acción de Los Simuladores. El nacido en Olivos describió a este hombre de esta manera: “Medina es el personaje del “corazón”. Ocupa ese rol en el grupo. Cada uno tenía una tarea: Santos (Federico D’Elía) era el cerebro, Lamponne (Alejandro Fiore) la fuerza y Ravenna (Diego Peretti) el espíritu. El mío era muy aferrado a sus principios, con conceptos estéticos muy altos, tenía una sensibilidad y nobleza grande. Era capaz de romper un plan con tal de no ir contra lo que siempre creyó. Fue una persona bastante especial porque era muy “hombre” pero se ocupaba de muchísimas cosas en las que cualquiera podía pensar que tenía un costado femenino muy alto. Era muy amigo, cariñoso y demostrativo dentro de un grupo que era bastante pragmático y frío”. Hace algunas semanas, se viralizó un video de los actores de Los Simuladores pidiéndole a la población que se cuide ante este momento de pandemia por el coronavirus y que llegó a muchísimas personas con los distintos medios y redes sociales. Con respecto a esto, el actor de 59 años manifestó que “nos pareció que era importante hacerlo. Si el mensaje de los cuatro juntos podía concientizar y ayudar a la gente a cuidarse, estaba bueno. De alguna manera lo fue  porque anduvo bárbaro y gustó. Fue muy lindo hacerlo. Pudimos transmitir un buen mensaje y nosotros nos vimos en pantalla juntos, que hacía tiempo que no pasaba”.

Gabriel Medina, personaje que hizo Martín Seefeld en Los Simuladores

En enero, Diego Peretti expresó en CNN que Los Simuladores es el mejor producto que llevó a cabo la televisión argentina y son muchos los que piensan igual que él. Seefeld también dio su visión y opinó: “Es del nivel más alto que hubo en la televisión local, sin duda. Tenemos el orgullo de estar entre los mejores programas. También salió una revista americana en donde decía que la serie fue lo mejor hecho en Argentina. Estamos muy felices de que el programa anduvo bien, que a la gente le gustó. Después si es el mejor o no, para mí es anecdótico. Es un producto brillante desde el punto de vista de los libros, la ejecución, tenía muchos ítems altos y ser artífice de eso junto a todo el grupo es muy fuerte”.

El 2001 fue un año inolvidable para los que estaban en Argentina. No por ser bueno, sino por todo lo contrario. La crisis económica azotó a varios sectores y lo artístico no fue la excepción. Los actores de Los Simuladores tuvieron que pagar de su bolsillo la producción en la continuidad del programa en lo que fue una situación atípica, lógicamente, y Seefeld recordó que “estábamos grabando el capítulo 4 y 5. El programa estaba muy bien. En el 2001 con todo lo que pasaba nos dijeron que iban a levantar la grabación y nosotros dijimos que no. Preferimos pagarlo nosotros y cobrar después pero seguir adelante. No se tenía que interrumpir porque creíamos que era un gran producto. Después todo el dinero que pusimos lo cobramos en patacones. Siempre priorizamos la parte artística sobre la económica y eso tuvo sus frutos”. En todas las grabaciones ocurren acciones para destacar, como las que fueron muy divertidas, insólitas o descabelladas. Los Simuladores no fue la excepción y a esto se refirió el actor: “Hubo muchos momentos de esos. Nos pasó de todo. Por ejemplo, la situación del beso en el ascensor fue muy especial y quedó marcado en la gente. Éramos seis personas dentro del ascensor grabándolo, por lo que tuvo un toque de humor muy alto. Sobre todo para mí, porque era mi personaje y el que lo vivía”.

Una de las máximas inquietudes que tienen los seguidores de Los Simuladores es saber si se realizará la película sobre esta serie. Cada vez que aparece una novedad acerca de este asunto, desean interiorizarse en lo que se está comunicando. Seefeld sostuvo que “las chances para que se haga pueden ser todas o ninguna. Todas es porque estamos todos de acuerdo en realizarla y ninguna, si no la hacemos. Es un proceso que lleva tiempo y que también depende de los momentos laborales nuestros pero sobre todo de Damián Szifron, el director, porque tiene que escribir el libro. Las posibilidades están y son enormes, aunque también hay que ver los tiempos y encajar el proyecto para que todo salga bien pero esperamos hacerla, ese es el deseo que tenemos”.

La gente cuando le interesa tanto una serie o les parece muy entretenida, hasta llega a pensar que lo que está ocurriendo es real. El objetivo de Los Simuladores era resolver problemas cotidianos de las personas. Entonces, si esto se junta, tranquilamente un individuo le puede realizar un pedido en forma real a alguno de los actores para que les pueda arreglar los inconvenientes. El actor, con un tono de humor, contó que una vez les llegó una carta a un motorhome en donde estaban esperando para grabar, que decía que a alguien le habían chocado el auto y que el arreglo le costaba muchísimo dinero. Les preguntaron si lo podían ayudar. Para Seefeld fue muy gracioso y también expresó que en esos años difíciles para Argentina, era más fácil que la gente ante la desesperación crea que el grupo existía en serio.

Para cerrar, Seefeld pensó una palabra en la que pueda definir a Los Simuladores y dijo “extraordinario” porque tiene todos los condimentos que un actor desea para un programa: Buen libro, gran producción, buena dirección, grandes actuaciones, amigos, brillantes invitados y todo esto en un mismo proyecto se da en muy pocas oportunidades.

Quedará esperar por el lanzamiento de la película, ante la chance de que esto exista. Mientras, cada persona que desee ver una y otra vez la serie lo puede realizar mediante las plataformas digitales. Los Simuladores fue un antes y un después para la actuación argentina, lleno de detalles muy interesantes, tal como lo expresó Martín Seefeld. De la idea de cuatro amigos de trabajar juntos a hacer historia, de esta manera y casi sin escalas.

 

Nicolás Panni, 2°A Turno Mañana.