Un volcán cultural recalienta el clima en los Estados Unidos

El pasado 25 de mayo todos conocimos la existencia de George Floyd de la peor manera, la muerte de este hombre afroamericano revolucionó de forma tal que el actual Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tuvo que refugiarse en un bunker y apagar por primera vez las luces de la Casa Blanca. El ex amigo del reconocido ex basquetbolista, Stephen Jackson, intentó comprar en una tienda de combustibles con un billete falso de 20 dólares. La policía llegó de inmediato, lo redujeron de manera violenta para revisarlo pero no fue lo único porque el agente Derek Chauvin lo asfixió y luego mató tras ponerle la rodilla sobre el cuello al punto que el difunto le dijera “I can’t breathe” (no puedo respirar). Este hecho fue la gota que rebalso el vaso de tolerancia por parte de la sociedad estadounidense que grabó videos de como mataban a un hermano, después difundiéndolo para que se tome conocimiento del atroz hecho que había ocurrido.

Muchos se preguntan si algún día cambiará la idea de este concepto de Racismo. Por el lado de la sociedad norteamericana ya dio su veredicto al respecto, no solamente se unieron sino que iniciaron protestas por justicia lo que deja muy mal a su Presidente debido a que en unos meses hay elecciones. Los protestantes en todos los casos no fueron iguales, algunos tuvieron que ir a prisión pero acá es donde juega papel importante los famosos y sobre todo la gente del espectáculo. Halsey, Katy Perry, Justin Bieber, Ariana Grande y Harry Styles se están encargando de pagar las fianzas de varios arrestados de dicha movilización pero no es lo único, la academia de Hollywood se solidarizaró con “Black Lives Matter” como dice en “La Provincia” (diario de Las Palmas).

Grandes empresas dieron su opinión al respecto, al expresarse que “permanecer en silencio es ser cómplice” (Netflix) y “estamos en contra del racismo. Estamos a favor de la inclusión. Debemos unirnos para hablar” (Disney).

Fernando Aguilar 2º A TM