«Zoombing», el nuevo espionaje en tiempos de cuarentena

Más de 200 millones de personas están expuestas a este comportamiento mediante el uso de la famosa la aplicación. Los accionistas de la empresa aseguran cumplir "con todas las medidas de seguridad".

Una herramienta fundamental en tiempos de cuarentena.

Antes de la pandemia del coronavirus, más específicamente, a finales del 2019, la aplicación fundada por el empresario chino-estadounidense tenía aproximadamente 10 millones de descargas en todo el mundo. Actualmente alcanzó un total de 300 millones de cuentas dado que se trasformó en una aplicación esencial para muchas personas.

A pesar de este auge, en el arranque de la pandemia la aplicación sufrió problemas de privacidad y seguridad, como por ejemplo el fenómeno Zoombing en el cual intrusos virtuales interrumpieron reuniones y hasta mostraron imágenes pornográficas en ellas. Además, a mediados de abril se confirmó que hackers vendieron medio millón de perfiles en la darknet.

Uno de los pocos empresarios que se benefició por la pandemia

Como consecuencia de estos problemas, Eric Yuan, principal accionista de la aplicación, declaró:” Reconocemos que no hemos cumplido con las expectativas de privacidad y seguridad de la comunidad y las nuestras, por eso lo siento mucho”.  Además, aclaró:” No diseñamos el producto con la previsión de que, en cuestión de semanas, todas las personas del mundo estarían de repente trabajando, estudiando y socializando desde casa”.

Según Yuan, la cantidad de personas que participan diariamente en reuniones de Zoom supera los 200 millones de personas.