Imputan a Mauricio Macri por supuesto espionaje

El fiscal federal Jorge Di Lello abrió el viernes pasado la investigación e imputó al ex presidente, junto a otros dos ex jefes de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y tres agentes secretos, por posible espionaje ilegal.

El ex presidente Mauricio Macri fue acusado de presunto espionaje ilegal. Esta denuncia fue presentada por Cristina Caamaño, actual titular de la AFI, luego de haber encontrado un disco rígido externo en una de las oficinas de la central. En el mismo se encontraron los nombres de las personas que habrían sido víctimas.

La denuncia señalaba que: “Se procedió al análisis de rutina de distintos soportes tecnológicos utilizados en áreas sensibles de esta agencia. En tal sentido y puntualmente, se procedió a analizar el contenido de un disco rígido, marca Western Digital S/N WCASY0545906. En este disco se encontraron rastros digitales que dan cuenta de la conexión de dispositivos externos a este disco en los que se almacenaba información de inteligencia sobre personas vinculadas a la actividad política de nuestro país, dirigentes, fuerzas policiales, entre otros”.                                   

Se trataría del seguimiento, sin autorización, de al menos 85 personas en las que se distinguen políticos, empresarios, periodistas, sindicalistas, etc. Los más destacados serían la actual ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad y abogada de derechos humanos Elizabeth Gómez Alcorta; la vicegobernadora bonaerense Verónica Magario, el diputado Rodolfo Tailhade, la ex titular de la Oficina Anti corrupción en el gobierno de Macri, Laura Alonso; el periodista Luis Majul, el ex diputado Nicolás Massot, el sindicalista Héctor Daer y el diputado nacional Mario Negri. 

La fiscalía le pidió al juez del caso, Marcelo Martínez De Giorgi, medidas de prueba antes de decidir si pide la citación a indagatoria de los imputados. Estas medidas son: Un pedido a la AFI para que remita a tribunales los legajos completos de los agentes identificados como A y B, imputados en el caso; una nómina de todo el personal contratado desde diciembre del año 2015 hasta diciembre de 2019. También, que se cite en calidad de testigos al personal contratado para que informen las instrucciones recibidas respecto a los hechos investigados, por parte de los ex funcionarios Arribas y Majdalani, un diagrama completo de la estructura de la secretaria del año 2015 hasta el año 2019. Además y preservando su identidad en base a la Ley 25.520 de Inteligencia, se reclamó que declaren como testigos los actuales funcionarios y empleados de la AFI que participaran en el protocolo de recolección de datos hecho sobre el disco rígido Western Digital a fin de determinar con exactitud cuál fue el procedimiento de recuperación de datos del mismo. Y por último, le pidió al juez que ordene una pericia oficial con personal especializado en el tema digital para individualizar los correos electrónicos que surgen, determinar su titularidad y su asunto, archivos adjuntos y contenido de los mails.

La acusación generó muchísimas repercusiones mediáticas en varios ámbitos. Primero el presidente Alberto Fernández, en declaraciones radiales, dijo: “Nos acusaban de hacer estas cosas a nosotros porque ellos las hacían, como ellos lo hacían piensan que nosotros lo hacíamos también”. Además, agregó: “Fuimos víctimas durante años de eso, los que somos peronistas y pasamos la dictadura sabemos de que se trata eso y no lo queremos ni para nosotros ni para nadie. Además, lo hacen por los propios, es muy impactante”.

Luego el conductor, Marcelo Tinelli, mediante un tweet señaló que el gobierno anterior escuchaba los teléfonos, leía los mails y apretaba con la AFIP.

Estos dichos generaron un descargo del reconocido periodista, Jonatan Viale, en su programa, donde declaró que: “No lo escuché tan preocupado por el uso ilegal que el kirchnerismo hacía de la SIDE cuando Jaime Stiuso le ponía micrófonos a Jorge Bergoglio en la Catedral Metropolitana o cuando jugaba a hacer morisquetas con Macri en Casa Rosada. Pero bueno, seguramente en ese momento Marcelo no sabía del supuesto espionaje ilegal del Gobierno de Macri, se enteró después”.

La investigación recién empieza pero, por lo que vimos, las repercusiones por esta no tardaron en llegar.