Chile se acerca al dilema de “la última cama”

El país trasandino transita una situación límite de su sistema sanitario

La sala de espera de una clínica en Santiago

Según datos oficiales del Ministerio de Salud Nacional de Chile, al 1 de junio se registran 105.159 contagios y 1.113 fallecidos (59 nuevos).  El epicentro de casos se ubica en Santiago y la Región Metropolitana, con un 96% de ocupación de camas de cuidados intensivos, mientras que en el resto del país la cifra es del 88%.

Si bien el gobierno unificó los sistemas de salud público y privado para optimizar la atención mientras dura la pandemia, desde la Secretaria de Redes Asistenciales del ministerio de Salud se reconoció que hay 2400 camas con respiradores y que el sistema está funcionando al límite.

El dilema de “la última cama” es la situación a la que se enfrentan los médicos, que son quienes deben escoger, ajustándose a diversos parámetros, qué paciente requiere atención prioritaria por sobre otro. Este lunes, según reveló el diario La Tercera, la Sociedad Chilena de Médicos Intensivistas (Sochimi) estimó que las camas críticas de la Región Metropolitana están ocupadas un 97%.

En este sentido tomaron trascendencia las declaraciones de la Dra. Claudia Vega, jefa de la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital El Carmen de la capital chilena, quien afirmó «en este momento estoy eligiendo qué cama se va a desocupar y elegir a la persona precisa, que sea la más indicada. Que Dios me ilumine en esto». «Estamos sin disponibilidad de camas críticas, no tenemos más ventiladores, estamos al límite. En estas circunstancias uno tiene que seleccionar ciertas cosas. Es muy fuerte, no se lo deseo a nadie. Estamos llegando al momento en que hay que tomar decisiones fuertes», concluye la profesional.

Por su parte, el ministro de Salud, Jaime Mañalich indicó «todos los ejercicios epidemiológicos, las fórmulas de proyección con las que yo mismo me seduje en enero, se han derrumbado como castillo de naipes» y además sentenció «la realidad ha superado cualquier modelo que uno pueda simular. Hay que decirlo con franqueza, navegamos en una suerte de oscuridad».

Jaime Mañalich, ministro de Salud, durante la última conferencia de prensa

Ante esta situación el Ministerio de Salud reactivó la convocatoria Nacional para que profesionales se postulen para trabajar en la emergencia.

Carlonia Goic, presidenta de la Comisión de Salud del Senado y representante de la Democracia Cristiana manifestó que lo planteado por el ministro de Salud «es de entera gravedad» y agregó que «cuando la autoridad responsable de manejar la pandemia dice que está a ciegas, entonces la situación es aún más grave de lo que esperábamos. Este es momento de dejar improvisaciones, olvidarse del retorno a la nueva normalidad y de escuchar a los expertos, eso es lo que pediría».

El presidente Sebastián Piñera, cuando le preguntaron sobre los dichos de Mañalich, afirmó «el ministro se refería a que muchas de las proyecciones de las últimas semanas y meses han estado muy equivocadas», y a su vez fue autocrítico con las decisiones para el tratamiento de la pandemia. «Hemos cometido errores, por supuesto que sí. Son tiempos difíciles y, por supuesto, el gobierno está muy exigido», reconoció.

Vale la pena recordar que el 24 de abril el primer mandatario presentó un plan de “nueva normalidad” en el que se destacaban medidas de reactivación de la economía, la reapertura de shoppings y hasta el retorno paulatino a las aulas para mayo. Dichas acciones dieron marcha atrás por el aumento exponencial de contagios, que llevó al presidente a imponer un estricto confinamiento en las zonas más afectadas desde el 15 de mayo y que este viernes fue renovada por una semana más.

Piñera durante el anuncio del 24 de abril en el Palacio de la Moneda.

El incremento en la cantidad casos sucedió en medio de fuertes cuestionamientos de sectores de la salud y también de la política a la flexibilización de la cuarentena, que solicitaron imitar el modelo de administración de aislamiento de Argentina.

Los contagios llegaron hasta el gabinete nacional porque los ministros Alfredo Moreno y Juan Carlos Jobet, de Obras Públicas y Energía respectivamente, dieron positivos de COVID-19 y ambos se encuentra cumpliendo con la cuarentena según manifestaron en las redes sociales.

Lucas Pedrozo Ruiz, 2° B Turno Noche