La vuelta de la Bundesliga: todo lo que te perdiste

España, Italia e Inglaterra siguieron con atención el protocolo alemán y, posiblemente, regresen sus torneos con las mismas precauciones; los secretos del "éxito"

El fútbol da que hablar en todo momento por lo que fue «inducido» a acelerar sus procesos preventivos para desarrollar el juego en una forma inmediata, pensando en el público impaciente y los futbolistas necesitados de competir en su máximo nivel. La realidad que transita cada país es diferente en contraste a la cantidad de infectados, víctimas fatales, aceleración de contagio y la regularidad en el público que transita al aire libre.

En cuanto al fútbol, algunas ligas nunca detuvieron sus campeonatos como Nicaragua, Burundí y Bielorrusia, otras retomaron rápidamente como Tayikistán, Taiwán y Turkmenistán, mientras que algunas recientemente han vuelto a las canchas, como el caso de Alemania y Corea del Sur. Es notoria la necesidad económica en los torneos, sponsors, contratos, acuerdos televisivos y marketing en cada país, aunque los partidos no pueden desarrollarse como lo hacen habitualmente, debido a la pandemia que azota al planeta sin poder funcionar normalmente en la brevedad.

Por esto, los dirigentes de las diferentes ligas evalúan posibilidades de llevar adelante sus competencias locales, tanto ligas como copas e incluso algunos amistosos de zonas cercanas, aunque no pueden solucionar los enfrentamientos internacionales, como fueron pactados en un principio. Este asunto deberá continuar a la espera de que los casos positivos y las muertes disminuyan, y sobre todo que se encuentre una cura que acabe con esta enfermedad.

No obstante, la primera liga europea de mayor importancia que retornó a la competencia oficial fue la Bundesliga. «No podemos mantener el distanciamiento social en la cancha, pero estamos tratando de asegurar el mejor nivel de seguridad e higiene posibles con una serie de medidas especiales y muy específicas», afirmé el presidente de la Federación Alemana, Cristian Seifert, sobre el protocolo de seguridad sanitaria que implementaron para prevenir el contagio de coronavirus entre jugadores, staff, prensa y otros grupos.

Algunas medidas que vimos en el regreso de la Bundesliga y que podrían extenderse a otras ligas, son las siguientes:

Distanciamiento social en las celebraciones. Aunque suena contradictorio debido a que en la cancha el contacto está presente entre los jugadores, la mayoría de los festejos de goles cumplieron con esta circunstancia. Hubo polémica por el festejo de los jugadores de Hertha Berlin, en su victoria por 3-0 en Hoffenheim, que se celebraron con «normalidad». Los del Hertha no serán castigados, ya que la liga alemana pide a los jugadores que no se abracen como recomendación, no como una regla.

Estadios vacíos. Los partidos se realizarán sin aficionados en las tribunas y se permitirá un acceso a un total de 300 personas, entre jugadores, cuerpos técnicos, personal de los clubes y otros involucrados. Para la prensa, se admitirán a solo 10 reporteros y las conferencias serán virtuales.

Aumento de cambios. Estipulado por la FIFA, cada equipo tiene la posibilidad de realizar hasta un máximo de 5 sustituciones. El Schalke 04 fue pionero en utilizarlo. El DT de los Azules Reales, David Wagner, hizo dos sustituciones en el descanso, y otras tres en el segundo tiempo.

Varios micros para el traslado de los jugadores. Para respetar la distancia, los equipos fueron trasladados en más de un colectivo, para que los futbolistas mantuvieran la distancia física al dirigirse a los estadios.

Además, los futbolistas y el personal auxiliar estuvieron en cuarentena en los hoteles del equipo durante toda la semana, y se les realizaba pruebas periódicas para detectar coronavirus.

Los dirigentes de las ligas de España, Italia, e Inglaterra, luego de ver el coordinado regreso de la Bundesliga, concluyeron en que es posible la vuelta a las competencias en sus países. En consecuencia, trataran de acelerar el regreso de la actividad, basándose en el protocolo estipulado por la liga alemana, más las reglas que dictamen los organismos de la salud en cada país.

Redacción: Gonzalo Orué y Rodrigo Abud

Edición y corrección: Federico Besso