Bolt se convirtió en una leyenda del atletismo mundial

Usain Bolt fue durante casi una década uno de los atletas más resonantes del mundo y, junto con Michael Phelps, uno de los pocos que supo dominar su disciplina con suma categoría. Tanto fue así que en las tres distancias en las que corrió marcó un récord mundial.

El 21 de agosto de 1986, nacía en Jamaica uno de los que sería un niño prodigio del país caribeño. Si bien Jamaica es un país que tiene una fuerte relación con el atletismo en ambos géneros, este niño sobresaldría por sobre todos.

Bolt comenzó su carrera deportiva en las competencias escolares y en las de la parroquia de su pueblo, donde logró ser el ganador de los 100 metros con un tiempo que lo transformó en el niño más veloz de su colegio, aún con edad de primaria.

Tiempo más tarde, en los Juegos Carifta y ya representando a su país, registró récords en los 200 y en los 400 metros llanos, algo que también repetiría en las finales centroamericanas y del Caribe en la categoría junior. Ante semejantes logros, el por entonces primer ministro jamaiquino, Percival James Patterson, dispuso que se trasladara a la capital del país, Kingston, para que se entrenara junto a la Asociación de Atletismo Amateur de Jamaica.

Ya en 2002, el campeonato mundial se realizó en dicha ciudad capitalina y el joven Bolt, con 15 años y una altura de 1,94 metros, tenía todas las miradas del público y la prensa. A la hora de competir, Usain no defraudó y conquistó el oro en los 200 metros, logrando así ser el campeón de categoría junior más joven hasta el momento.

Su carrera profesional se inició en 2004 cuando participó de los Juegos Carifta de Bermudas, donde fue el ganador de los 200 metros con record incluido. En el mismo año intervino en sus primeros Juegos Olímpicos, en Atenas, aunque por inconvenientes físicos quedó eliminado en primera ronda.

En el año 2005 compitió en su primer Campeonato Mundial de atletismo, aunque una lesión durante la carrera final lo dejó en último lugar.

En 2006 y luego de conseguir sus primeras medallas internacionales en la  IAAF World Athletics Final de Stuggart  y en la Copa Mundial de Atletismo de Atenas en los 200 metros, su entrenador lo dejó competir en los 100 metros, algo que Usain le reclamaba. Y dicho reclamo se vio justificado. El jamaiquino obtuvo la medalla de oro en una prueba realizada en Retino, Grecia. Esto lo llenó de entusiasmo para especializarse en esta distancia.

Bolt y su clásico festejo en cada victoria. Foto: Diario

En los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 llegó su mayor explosión. Allí logró imponerse en los 100 y 200 metros, logrando el récord mundial en ambas carreras. Además, en los relevos 4×100 también consiguió la medalla dorada junto a sus compañeros jamaiquinos, con los que también impuso un récord mundial. Tres medallas doradas con récord mundial incluido en todas lo pusieron en el foco mundial y ya se comentaba que podría llegar a ser el velocista más rápido de la historia.

En el mundial de atletismo de Berlín en 2009 batió su propio récord mundial en los 100 y en los 200 metros, algo que ya asombraba a todos, incluso a sus propios colegas. Además, fue elegido como el atleta del año por la IAAF (International Association of Athletics Federations), algo que se repetiría.

Los Juegos Olímpicos de Londres 2012 fueron nuevamente una cita única que Bolt no dejó escapar. Allí, Nuevamente fue el ganador de los 100, los 200 y los 4×100 metros, en esta última bajando el tiempo récord que el mismo equipo jamaiquino había registrado 4 años antes.

En los siguientes Juegos Olímpicos, en Rio de Janeiro, Bolt confirmaba que serían sus últimos Juegos y que iba en busca de algo nunca conseguido en el atletismo de pista. Buscaría ganar el triple-triple, es decir, conseguir el oro en los 100, 200 y 4×100, algo que alcanzó con gran categoría. En su última cita olímpica, dejó grabado su nombre para siempre en el atletismo.

El año siguiente, el 2017, fue el último de su carrera deportiva en el atletismo. El mismo fue quien confirmó esto y quien notificó que su objetivo era el campeonato mundial de Londres, y que, por capacidades físicas, se centraría en los 100 metros y los 4×100. Pese a todo, no pudo alcanzar los resultados que quería, ya que en la primera competencia quedó en el tercer lugar sorpresivamente y en lo que sería su última carrera cayó al piso lesionado pocos metros después de iniciar su posta.

Este fue el punto final de su carrera deportiva, que claramente es una muestra de superación, constancia y deseo. Con 33 medallas a lo largo de su carrera profesional, 9 oros olímpicos y el récord mundial en tres disciplinas diferentes el legado que deja uno de los atletas mas exitosos y ganadores de la historia será difícil de igualar.

Autor: Pablo Casarico, 2° A, turno tarde