La comunicación en tiempos de pandemia

La comunicación: Sus características y sus principios

Gestionar comunicación en tiempos de pandemia es primordial para la organización. De no ser así, se pueden correr grandes riesgos. Es indispensable informar sobre la enfermedad, las causas de la misma y la prevención que hay que tener. Como también así, es sumamente importante informar a toda la población como se genera la transmisión y qué recomendaciones deben tomar. Para que todo esto sea posible y también factible, los encargados de transmitir dicha información deben conocer la cultura de esa población, las preocupaciones que tienen y la necesidad que requieren. La empatía es un factor fundamental para que la estrategia de la comunicación logre la confianza suficiente para que dicho mensaje llegue con la credibilidad necesaria a las personas.

En tiempos de coronavirus, donde la adversidad y lo infortunio son trascendentes, la comunicación toma uno de los roles más importantes en los últimos años. La actualidad refleja en el ambiente social una sensación de vulnerabilidad, provocada por la incertidumbre generada por el factor que altera de forma negativa la vida cotidiana de cada uno, generando desequilibrio y poniendo a los mismos en situación de riesgo. Dicho factor lleva a tomar ciertas actitudes de extrema protección y de una exagerada previsión llevadas a cabo a través del miedo, provocando una serie de actos indebidos e inadecuados alarmando caos y pánico. Como ser la arremetida consumista en las farmacias y supermercados en un primer momento. 

El rol de la comunicacion.

Diferentes situaciones producidas por la vulnerabilidad y por la incertidumbre, indican que la comunicación debe ser ejecutada y deben considerarse ciertas características: Una de ellas es la comunicación educativa, este espacio se basa en el desarrollo de diálogos, donde hay un desenvolvimiento mutuo, desarrollando una explicación de sus miedos, de las expectativas y de las acciones generadas con el fin de llegar a un acuerdo de conveniencia para la sociedad.  Otra, es la estrategia multimediática, que a su vez es esencialmente multidiscursiva. En ella no se puede trabajar únicamente en los medios masivos habituales, como ser la televisión, la radio y la prensa, así como tampoco por redes sociales. La idea de esta estrategia es combinarlos adecuadamente siempre y cuando cumpliendo la naturaleza y el lenguaje de cada medio.  Para ello se realiza una construcción discursiva para distintos aspectos, como ser, el cuidado personal (lavarse las manos, no saludar dando la mano) como también así medidas basadas en el distanciamiento social (cierre de locales, aislamiento en el hogar).

Por otro lado no puede faltar cierta información trascendente, en estos casos, se requiere información precisa, adecuada, orientada y oportuna. A través de las prácticas tradicionales del periodismo, es imprescindible adoptar el sentido de la veracidad respetando los códigos de ética, siguiendo de forma disciplinada los siguientes principios: Eliminar todo tipo de rasgos publicitarios, ya que el coronavirus no es un producto comercial a ser vendido, y tampoco es un recurso electoral. Ninguna persona ni organización pueden valerse de promesas y que nadie busque ganarse una medalla o votos con la preservación de la vida llevando a cabo “Cero propaganda y publicidad”. En tiempos como estos, no hay mentiras buenas, toda información tiene que ser responsable. Esto va a servir como un recurso de gran necesidad sin alarmar a la sociedad y sin ocultar evidencias, además de tomar las medidas correctas para todo tipo de comportamiento, ya sea individual o social, por eso este principio se denomina “Decir siempre la verdad”. Y por último, el individualismo se suele imponer a los rasgos de solidaridad por razones de sobrevivencia habituales. La solidaridad es una condición que debe construirse y no un proceso en desarrollo, por eso la comunicación es fundamental en la participación de cada ciudadano y el protagonismo que cada uno tenga producirá un desarrollo de acciones en complicidad para llevar a cabo el principio de “Promover Solidaridad”.

        Cuidarse, es cuidar al otro también.

 

Federico E. Rozas 2°A T.M