Comienzo de una leyenda: a 37 años del debut de Carlos Bilardo en la selección

En mayo de 1988, el "Doctor" fue designado como el nuevo DT del conjunto nacional; el inicio de uno de los pasos más recordados por los argentinos

Carlos Bilardo logró hacerse un hueco en la historia del fútbol argentino y siempre se lo recordará como uno de los grandes técnicos que pasaron por el banco de la selección, donde se destacó por México ’86.

La llegada de Bilardo al conjunto nacional no fue un plan de primera mano; existía cierta diferencia ideológica en cuanto al fútbol entre el técnico y Julio Grondona, por aquel entonces presidente de la AFA, lo que empujó al “Narigón” a ser la tercera elección. Finalmente las dos primeras opciones por diferentes motivos no accedieron al puesto; quedó como único candidato y como sucesor de César Luis Menotti, tarea poco sencilla, pero que a su estilo se comprometió a llevar.

La aventura del reconocido “Doctor” Bilardo comenzó en un amistoso contra Chile en 1983, partido que finalizó con un empate 2-2, pero que en el post-partido el nuevo DT dejaría en claro que la única obligación era ganar. El debut oficial fue en la Copa América de aquel año cuando se enfrentó a Ecuador; también fue 2-2; en aquella edición continental, la Argentina no consiguió alcanzar las semifinales.

La gran hazaña de Carlos Bilardo llegó en 1986; la Argentina conquistaba su segundo y último mundial, en México, luego de una agónica clasificación en las eliminatorias en la que le llovieron criticas, pero él jamás dejó de confiar en su grupo.

En aquel Mundial, terminó la fase de grupos sin conocer la derrota: victoria ante Corea del Sur (3-1), empate contra Italia (1-1) y triunfo sobre Bulgaria (2-0), para sellar la clasificación a la próxima fase. Durante la etapa de eliminación directa, dejó en el camino a Uruguay (1-0), a Inglaterra (2-1) en uno de los partidos más recordados en la historia de los mundiales (los goles de Diego Maradona) y en la semifinal a Bélgica (2-1).  La final fue contra Alemania Federal, que terminó con una victoria por 3-2 a favor de Argentina después de los goles de José Luis Brown, Jorge Valdano y Jorge Burruchaga, para consagrar al seleccionado nacional por segunda vez en la historia.

Bajo la dirección técnica de Bilardo, Argentina ganaba su segundo campeonato mundial, su máxima figura Diego Maradona levanta el trofeo.

Luego de conquistar el Mundial de 1986, Argentina conseguía su pasaje para el mundial de Italia 1990. Nuevamente logró clasificar en la fase de grupos pero en aquella ocasión de una forma sufrida: derrota ante Camerún (0-1), victoria frente a la Unión Soviética (2-0) y empate contra Rumania (1-1).

En octavos de final logró vencer a Brasil (1-0) y en cuartos se midió ante una dura selección de Yugoslavia que, tras un 0-0, venció en la tanda de penales; en las semifinales se enfrentó con Italia, el local y favorita de la competencia; la selección argentina se impuso en los penales.

Por segunda vez bajo las ordenes de Carlos Bilardo, el seleccionado argentino alcanzaba una final de la máxima competición a nivel selecciones, se repetía el partido de 1986 entre Argentina y Alemania Federal, pero en esta ocasión el duelo se lo llevo el conjunto europeo, que alcanzó su tercera copa del mundo.

Su ciclo en la selección finalizó por decisión propia a mediados de 1990, a pesar de que el público, e incluso el Presidente de la nación de aquel entonces, Carlos Saúl Menem, querían su continuidad. En su historial como entrenador del conjunto argentino registró 81 partidos; obtuvo 28 victorias, 30 empates y 23 derrotas. el “Doctor” decía adiós luego de conquistar un Mundial y conseguir un subcampeonato del mundo y cerraba uno de los pasos más recordados en la historia del fútbol argentino.

Autor: Agustín Martinez

Editor: Sebastián Polanco