Las lesiones y el aspecto psicológico: dos temas de debate para el regreso del fútbol en Europa

Más allá de la inminente vuelta de las ligas de Alemania y Portugal, empezó la polémica por otros asuntos estratégicos del juego profesional

La pandemia continúa azotando al mundo, arrasando con su paso a miles de víctimas. Algunos países sufrieron menos que otros, pero el virus sigue agobiando al planeta y aún no hay forma de eliminarlo completamente. Por el momento, la única solución para disminuir el contagio es la prevención, que consta de tapabocas, higiene personal y desinfección completa de los elementos que ingresen en los hogares, a la espera de una cura.

El retorno de la actividad futbolística en Europa es todo un desafío. El coronavirus permanece prácticamente en la totalidad de la comunidad europea con miles de damnificados que incluyen futbolistas, miembros de los cuerpos técnicos, directivos e incluso los aficionados de los mismos clubes que presionan en su mayoría por el retorno del deporte. Si bien los jugadores se mantienen en forma con seguimiento de cada cuerpo técnico, se comenzó con los entrenamientos en pequeños grupos de individuos con ejercicios específicos que no requieran en exceso el contacto físico, con el objetivo de aumentar esas agrupaciones y posteriormente volver a los campos de juego, aunque con la salvedad más triste de un espectáculo deportivo: jugar a puertas cerradas.

Quizás el caso más notorio en cuanto a determinaciones concisas y soluciones factibles es la situación que manifiesta Alemania. Es quien marca el camino europeo sobre cómo sobrellevar la pandemia y retomar el deporte más popular a nivel mundial. La primera y segunda división del país teutón regresará tras dos meses de inactividad siendo ejemplo para las demás naciones e incluso produjo que en Italia se cuestione por qué su asociación no puede imitar y seguir los pasos de la alemana.

Quien sí seguirá los pasos de los alemanes, será la Liga de Portugal. A través de las fuentes oficiales de la competición portuguesa, regresarán a la competición el próximo 4 de junio, con la fecha 25 y teniendo como único puntero a Porto, con 60 puntos, seguido por Benfica, con 59. Con el aval de la Dirección General de Salud de dicho país, redactaron un comunicado que marca las pautas de su reanudación, con los encuentros a puerta cerradas y extremadas medidas de seguridad. En uno de los ítems del informe, indica que los jugadores estarán confinados durante el tiempo que dure la competición, y además habrá dos tests en las 48 horas previas al partido.

Por otra parte, “Las Ligas B” del continente europeo volverán a la acción. El 29 de este mes es la fecha fijada para que comience la Ekstraklasa, la liga de fútbol en Polonia. Un día después, retornaría el fútbol en Hungría que, transitará las instancias finales tanto en la OPT Bank Liga como la copa local; Serbia, para terminar las cuatro jornadas restantes del torneo actual, al igual que la Copa de Serbia e Israel, que se encontraba en instancias de playoff para saber quién será el campeón de La Ligat ha’Al. También, a comienzos de junio, reaparecerán las ligas de Montenegro, Bulgaria, Croacia y Turquía.

En cuanto la situación en España, Italia e Inglaterra, si bien desde este lunes la mayoría de los equipos abrieron sus puertas para los entrenamientos, son los jugadores quienes se encuentran preocupados ante un posible contagio del Covid-19, una vez reanudada la competición. Más allá de los estrictos protocolos de seguridad que fueron dictaminados por los organismos de salud en esos países, advierten que el posible contagio no es el único problema al que se enfrentan. Las lesiones y el aspecto psicológico van de la mano y les preocupa casi tanto como el contagio del virus.

Redacción: Gonzalo Orué y Rodrigo Abud

Edición y corrección: Federico Besso