Martina Dominici: «En la gimnasia son clave la concentración y el sacrificio»

En su primer año en la elite Martina Dominici se convirtió en la mejor de la Argentina. Ganó seis medallas en Cochabamba 2018, entre ellas la dorada en la prueba All Around, y fue la representante nacional más destacada en el Panamericano y en el Mundial de Doha de gimnasia.

Además, ahora viene de tener en 2019 una gran actuación en los Juegos Panamericanos en Lima y en el Mundial de Stuttgart consiguió el boleto para Tokio 2020. En esta entrevista exclusiva con Pirámide Invertida la gimnasta de 17 años habló de sus comienzos y también de su buen presente.

-¿Cómo empezaste en la gimnasia artística?

-Arranqué a los seis años en mi club que se llama Círculo Gimnástico Norte en Vicente López más que nada probando y como me gustó seguí entrenando.

-En relación a los saltos y todo lo que conlleva el deporte, ¿eras de hacerlo en tu casa?

-De más chiquita me colgaba en las plazas o paredes y por eso me llevaron a probar a ese club.

-¿Y en las plazas quién era la persona que te acompañaba?

-Iba con mi familia en general, mis papás y mis abuelos. Mi hermano también pero era más grande.

-Volviendo a tus inicios en la gimnasia artística, ¿recordás quién fue esa persona que te llevó por primera vez?

-Sí, me llevó mi abuela. Me dijo si quería probar y bueno, fuimos. Al principio muchas ganas no tenía pero después me gustó y seguí yendo.

-¿Por qué no tenías ganas?

-No me gustaba probar algo nuevo y aparte no conocía a nadie.

-Más allá de la gimnasia, ¿practicaste otro deporte?

-Sí, pero fueron actividades físicas en la escuela. Hice hockey y natación.

-Recién mencionaste la escuela, ¿cómo te organizabas para poder entrenar cuando estabas en la primaria y secundaria?

-Cuando estaba en la primaria iba a la mañana y a la tarde al colegio. De ahí venía a entrenar de cinco a ocho y media. Después me pasé a otro colegio que solo iba a la mañana e iba a entrenarme de una a seis. A partir de los 15 años empecé a hacer el colegio por internet porque ya me entrenaba en doble turno.

-¿Cómo se tomó tu familia esto de estudiar menos tiempo?

-Al principio mis papás no querían que cambiara de escuela por la gimnasia pero era lo que me gustaba y terminaron cediendo. Curso a distancia porque los entrenamientos me demandan mucho tiempo.

-¿Sos de mirar hacia atrás y ver como cambiaste en tus gustos con los ejercicios en la gimnasia artística?

-De chica me gustaba suelo, saltar o caer al foso. Hoy por hoy me gustan otras cosas o depende de lo que tenga que hacer en cada aparato pero entre todas me gusta más salto. 

-En tu disciplina ¿que rol juega la entrenadora?

-Creo que como todos, me ayuda a entrenar y siempre está pendiente de mí. Cuando viajamos me dice ponete hielo o hace esto y medio como que me organiza todo.

-Salvando las diferencias,¿podemos decir que Agustina Mignone es como tu segunda mamá?

-Sí, sin dudas mi entrenadora es como mi segunda mamá.

-Para llegar al nivel en el que te encontrás, ¿creés que vos cuando comenzaste tenías esa disciplina que se necesita para ser una profesional?

-Si, creo que hay que tener mucha disciplina y saber organizarte más que nada para evitar desconcentrarte y terminar lastimado.

-¿Qué tiene de particular este deporte que no tiene el resto?

-Se basa en todo lo que veníamos hablando y la concentración porque te tiene que salir todo perfecto y sobre todo sacrificio.

-Y está perfección que mencionás, ¿traspasa el deporte, la llevás a otros ámbitos de tu vida?

-Y un poco te pasa. En el colegio trataba de organizarme todo para poder estudiar porque no llegaba. Digamos que hacer esto, te ayuda en la vida.

Emiliano Lescano, 2°A, turno tarde