La profunda relación entre Michael Jordan y Kobe Bryant

Jordan llamaría a Bryant su "hermano pequeño", mientras Bryant llamaría a Jordan su "hermano mayor"; se felicitarían mutuamente por la ética de trabajo y los logros

Michael Jordan y Kobe Bryant, dos astros del Basquetbol

Muy pocas personas sabían que tan cercanos eran Michael Jordan y Kobe Bryant. «Si solo los veías interactuar en un juego, Kobe siempre era como un imán que se acercaba a Michael», dijo el ex gerente general de Los Ángeles Lakers, Jerry West. «Por lo general, Michael realmente no interactuaba con muchos jugadores cuando estaba en la cancha. Simplemente jugaba. Pero por alguna razón, tenía afinidad por él».

Cuando West y Jordan se reunieron para cenar en Craig’s en Melrose el 23 de febrero, la noche antes del servicio público en memoria de Bryant, West observó a Jordan cuidadosamente, asegurándose de que estaba apoyando a su amigo mientras lloraba. «Hablamos un poco sobre Bryant», dijo West. «Pero nada de lo que creo predeciría lo que iba a decir».

Jordan había estado trabajando en como su relación con Kobe había evolucionado de una hermosa tutoría a una de las amistades mas apreciadas por él mismo. Los que conocían bien a Jordan sabían que lloraría tan pronto como subiera al podio. «Michael va a decir las cosas correctas», dijo West. «Él tiene alma. La mayoría de las personas lo han colocado en un lugar tan alto en la vida, que no creen que exista ese lado más humano en él. Pero creo que fue realmente conmovido por Kobe».

Jordan y Kobe en un partido de la NBA

A la mañana siguiente, Jordan reveló al mundo cuánto significaba Bryant para él. «Tal vez sorprenda a mucha gente escuchar que Kobe y yo éramos muy amigos», comenzó Jordan. «Pero éramos muy amigos». Las lágrimas corrieron inmediatamente por su rostro. «Todos siempre quisieron hablar sobre las comparaciones entre él y yo», continuó Jordan. «Solo quiero hablar de Kobe».

La relación comenzó, dijo Jordan, con Bryant como un hermano pequeño molesto, que «por alguna razón, siempre tiende a meterse en tus cosas. En tu armario, en tus zapatos, en todo. Era una molestia, si puedo decir esa palabra. Pero esa molestia se convirtió en amor cuando fue pasando el tiempo». Bryant quería «saber cada pequeño detalle sobre la vida que estaba a punto de emprender», dijo Jordan. Al principio hablarían de baloncesto: movimientos, juego de pies y la ofensiva. Y Bryant era una esponja. Absorbería todo lo que Jordan le diera. Trabajaría en ello. Lo dominaría. Entonces más tarde regresaría pidiendo más.

«Solía llamarme o enviarme mensajes de texto a las 11:30, 2:30 o 3 de la mañana», dijo Jordan. «Al principio fue incómodo, pero luego se convirtió en una cierta pasión. Este chico tenía una pasión tan grande como nunca antes se había visto». Jordan nunca se detuvo para secarse las lágrimas durante el discurso de 10 minutos. Hizo una broma sobre crear un nuevo meme de «Jordan llorando», pero no trató de ocultar sus emociones. Fue crudo y revelador. Y al final, quedó claro que había aprendido tanto de Bryant como Bryant había aprendido de él.

La amistad comenzó tal como lo dijo Jordan: Bryant lo molestó lo suficiente como para que Jordan finalmente cediera y se comprometiera. El episodio de The last Dance, la increíble serie que lanzó Netflix, mostró a los dos en el Juego de Estrellas de 1998, con Jordan confundido y halagado por el admirable adolescente que estaba decidido a seguir sus pasos. «Ese pequeño Laker va a llevar a todos uno por uno», le dijo Jordan a Tim Hardaway en el vestuario.

Kobe dominando el balón y Jordan marcandolo

La verdad es que esto había estado sucediendo desde el mismo momento en que Bryant ingresó a la NBA en 1996. «Desde que tengo memoria, cada vez que los Lakers jugaban contra los Bulls, Kobe esperaba fuera del túnel a que Michael saliera», dijo Tim Grover, un entrenador personal que trabajó con Jordan en Chicago y más tarde con Bryant en Los Ángeles. «Y Michael siempre fue la última persona en abandonar el vestuario. Tardaba una eternidad. Pero Kobe esperaría y esperaría por él».

El resto de los jugadores de los Lakers estaban en el autobús, esperando a Bryant, un novato que seguía esperando a Michael. Pero Kobe dijo: «El autobús tendrá que esperar. Porque no sé cuándo voy a tener una oportunidad como ésta».

Gary Vitti estaba a cargo de los viajes. «Soy el tipo que contó las personas en el autobús y le dijo al conductor: ‘Está bien. Ahora podemos salir. Tenemos a todos'», dijo Vitti. Pero faltaba Kobe. «Con esto quiero decir que literalmente no había nadie más en el edificio», dijo Grover. «La seguridad de los Lakers repetía, ‘Vamos, vamos Kobe, el autobús se está yendo’, y escucharías comentarios como, ya sabes, ‘Este maldito niño da, da, da'». A Bryant no le importaba. Esperaría tanto como fuera necesario. Y cuando Jordan salía del vestuario, Bryant comenzaba a acribillarlo con preguntas sobre el juego de pies o sus lanzamientos. Grover dejaría que Jordan y Bryant tuvieran privacidad mientras salían juntos. A veces los veía detenerse, ya que Jordan demostraría una habilidad particular para Bryant. Kobe nunca paró. Cuanta más información le dio Michael, él tuvo aún más sed.

Bryant consumiría cada consejo, trabajaría en cada lección que Jordan le ofreció. Luego, como un estudiante ansioso, se reportaba y pedía una nueva tarea. «No puedes aprender si no preguntas», dijo Bryant en 2019, durante la entrevista que hizo para «The Last Dance». «Sé que muchos jugadores se sintieron intimidados por él y lo llamaron ‘Jesús negro’ y todas estas otras cosas. No me intimidó».

Bautista Janin