El COVID-19 inserta a los espectáculos en un agujero negro

Uno de los pilares más fuertes del país del cual siempre hubo cosas por disfrutar, apreciar y sacar provecho está en una situación más que complicada, de la cual no podrá encontrar un escape de forma precoz.

Tras el restablecimiento de algunas pocas actividades y en el encuadre del tan rechazado coronavirus, el Ministro de Desarrollo Productivo Matías Kulfas dio a conocer que las funciones ejercidas por los servicios sean devueltas a la actividad recién para el mes de octubre. Por otro lado, adelantó que los ya mencionados rubros de los espectáculos sean los últimos en volver a tener habilitación.

En sus declaraciones, luego de haber restaurado ciertas labores como la de oficinas de pagos de impuestos y la de los consultorios médicos, el ministro manifestó: “Hay muchas medidas que se pueden tomar para evitar los contagios. Estamos trabajando en esa línea con las guías que el Ministerio de Salud y los gobernadores establecieron». También, Kulfas agregó en su discurso la posibilidad de exceptuar otras actividades importantes para el funcionamiento.

El gobierno, con Alberto Fernández a la cabecera, aseguró que no se va a terminar la cuarentena y que además las medidas de prudencia enmarcan que, con suerte, para el último trimestre del año estarían la mayor parte de los rubros a disposición.

De este modo, queda en evidencia y se puede deducir que no hay chance que los espectáculos del país tengan beneficio alguno hasta por lo menos octubre, con más vistas hacia noviembre, dejando un gran vacío económico.

La Argentina de todos modos no es el tercero en discordia ni el eslabón perdido en este caso. Se está siguiendo y alargando una recta mediante la misma toma de decisiones que la mayoría de los países del mundo. Todos ellos cuentan con la misma mirada y opinión: el año 2020 está casi perdido.

Por Franco Ferrero

2A T.M.