La incertidumbre de las chicas: cómo será su futuro, luego del final abrupto

Detrás del definitivo corte en el torneo de mujeres, hay otra realidad: la problemática social y económica

La Asociación de Fútbol Argentino tomo la decisión de terminar con la temporada de este año ya que todavía no hay una fecha exacta de cuándo terminaría la cuarentena en nuestro país, teniendo en cuenta todo lo que conlleva realizar espectáculos deportivos y el riesgo de infección de COVID-19 en el público, jugadores y cuerpo técnico. Esta resolución afecta tanto al fútbol masculino como al femenino.

En su boletín oficial, la AFA determinó en el artículo 11º: “La finalización de los Campeonatos de Fútbol Femenino 2019/2020; para los cuales quedan sin efectos los descensos; la plaza a la Conmebol Libertadores de Fútbol Femenino se otorga al equipo que ocupaba la primera posición en la Fase Clasificatoria del Campeonato de Primera División 2019/2020″.

Boca, último campeón del Torneo Rexona, concluyó la última fecha antes de que se decretara cuarentena total con 43 puntos, quedando en primer lugar de la tabla de posiciones, clasificado como representante nacional a la Libertadores que tendrá lugar en Chile, aunque todavía no tiene fecha.

Otra cuestión que se vio afectada fue la finalización y renovación de contratos, ya que en ellos la AFA dictaminaba un pago de 120 mil pesos a cada club, los cuales beneficiarían a ocho jugadoras; tenían fecha de finalización para junio de 2020, lo que hace que el futuro de las jugadoras sea incierto a nivel deportivo, económico y personal.

A raíz de esta situación, la reconocida periodista deportiva Ángela Lerena se expresó en su cuenta de Twitter: «La temporada se da por concluida, los contratos de futbolistas se caen y recién se renovarán cuando vuelva el fútbol. Varios meses sin cobrar. Y no se renovarán todos: sin descensos. ¿Cuántos armaran equipos competitivos? La  mayoría vive al día. Es una masacre laboral”. “Del otro lado, el panorama también es de terror. Clubes ahogados, sin ingresos. La enorme mayoría no tiene sponsors millonarios en la camiseta: vive de la actividad deportiva. Un panorama desolador. Rompe el alma”, concluyó la comunicadora.

Un caso parecido sucedió en Perú. A raíz de la pandemia los sueldos de las futbolistas tuvieron que ser recortados para poder solventar la crisis; sin embargo, el sueldo de los jugadores quedó intacto, dejando ver el desconcierto de parte de las deportistas, reclamando por los mismos derechos. En las redes sociales los fanáticos del fútbol apoyaron al grupo de mujeres y repudiaron la decisión de desigualdad tomada por la dirigencia.

Siguiendo en la rama del ámbito internacional, en Alemania, debido que el país europeo posee la tasa de mortalidad más baja con respecto a los infectados por coronavirus, se tomó la decisión de que los equipos femeninos retomen su entrenamiento presenciales siempre tomando las debidas medidas de precaución. Sin embargo, todavía no se sabe con exactitud la fecha de la vuelta del torneo.

En España, la Federación decidió llevar acabo el primer torneo virtual exclusivo para las jugadoras pertenecientes a la máxima categoría de fútbol femenino. La competencia consistirá en dos fases iniciales, una nacional y otra internacional. A medida que transcurra la primera fase se tendrá como objetivo seleccionar a una jugadora española que represente al país en la final internacional, a disputarse frente a otra selección.

Esta idea surgió como una iniciativa benéfica en la que se donaran 500 € por gol durante los partidos y 1.000 en las finales. “El total recaudado se destinará al establecimiento de sistema de prevención, control y mitigación del contagio en los hospitales entre el personal sanitario y pacientes, e incluyendo tanto materiales de protección como la instalación de circuitos seguros en cada área hospitalaria”, explico RFEF.

El torneo se realizará a partir del miércoles 29 de abril con el sorteo de la grilla; será trasmitido por la plataforma de Twitch.

Estos casos, tanto en América Latina como en Europa, dejan ver la realidad y condiciones que atraviesa cada continente frente a esta problemática mundial, que no solo afecta de manera deportiva, sino también en los aspectos económicos y sociales.

Ludmila Farias Messineo y Mariana Romagnoli.